La vivienda usada es un 13,5% más cara en la ciudad de Barcelona que en Madrid. Pero esta diferencia se amplía todavía más al comparar las áreas metropolitanas. Comprar un piso en el entorno de Barcelona cuesta un 23,53% más que en las cercanías de Madrid: 3.572 euros por metro cuadrado frente a los 2.892.

También se puede mirar de otra manera: en la capital del Estado los precios de la segunda mano están un 19,05% por debajo de la capital catalana. Eso significa que un piso de 70 m2 vale más de 250.040 euros aquí frente a los 202.401 del área de Madrid. Eso sí, hay que tener en cuenta que es la media de todos los municipios.

Lo dice un estudio elaborado por idealista.com. El informe presenta los precios de las 20 ciudades de Barcelona y las 34 de Madrid con mayor volumen de pisos entre abril y junio de este año.

Efecto arrastre

Para el portavoz del portal, Fernando Encinar, esta diferencia se explica por el «efecto arrastre»: «Barcelona es muy cara y casi no se puede construir más. Así es que toda la demanda se canaliza hacia el exterior», explica.

Un ejemplo de esta diferencia es la comparativa de las dos ciudades más caras. Sitges ya es el municipo más caro del entorno de Barcelona: 4.709 euros/m2(Sant Cugat y Esplugues de Llobregat también superan los 4.000 euros), en Pozuelo de Alarcón llegan a los 3.917: seis ciudades catalanas tienen precios superiores a la población más cara de la zona de Madrid.

Más datos que corroboran esta variación de precios en la vivienda usada: en la zona de Barcelona ya es difícil comprar por debajo de los 3.000 euros el metro cuadrado.

Igualada (2.340 euros/m2), Rubí (2.892), y Terrassa (2.942) son las ciudades más baratas.

En cambio, sólo 13 de las 34 urbes madrileñas analizadas superan esta cifra. San Martín de la Vega es la más económica, con 2.156 euros/m2.

Municipios más próximos

Y aún otro dato más: la corona situada inmediatamente al lado de Barcelona es hasta un 15% más cara que las ciudades limítrofes con Madrid.

Los pisos de segunda mano ubicados alrededor de la ciudad condal se pagan a 3.754 euros/m2. En Madrid el coste baja hasta los 3.250.