El Círculo de Bellas Artes expone el mundo filosófico del fotógrafo Manuel Vilariño en la muestra 'Mar de afuera', en la que exhibe la fragilidad del ser a través de su mensaje ensoñador en blanco y negro. La exposición, organizada en colaboración con Acción Cultural Española (AC/E), podrá visitarse hasta el 8 de julio en la sala Goya.

Comisariada por Alberto Ruiz de Samaniego, esta muestra de fotografías petrifican el paisaje y la naturaleza animal en la frontera que aparece entre la vida y la muerte. La imagen, el movimiento y la materia se unen en estas instantáneas para provocar la "inminencia", como si la imagen fuera un "aleteo" o una ""vibración", en palabras de Samaniego.

"Nunca queda claro si el lugar fronterizo en el que se mueve el artista se trata de un proceso de germinación o de destrucción", ha explicado el comisario este martes durante la presentación. Por ello, juega con una realidad que fluctúa sobre una base "hipotizadora", con la que produce un efecto de "sometimiento en el que el espectador es capturado por un poder ensoñador".

Asimismo, ha destacado que en 'Mar de afuera' se advierte un componente de "serenidad y despojamiento" en un reflejo de una "realidad ondulatoria" de la que "todos formamos parte". Para Samaniego, este "ciclo insalvable de aniquilación y nacimiento es un canto y un homenaje a la vida". "Esta obra es de una coherencia extrema", ha subrayado.

Por su parte, el director del Círculo de Bellas Artes, Juan Barja, ha destacado que la obra de Vilariño muestra "la realidad negativa que late en las vidas", ya que "la mayor parte de la imagen y del espacio fotografiado está en la sombra".

El resultado son unas fotografías de gran formato protagonizadas por la soledad y el silencio que perduran más allá de generaciones y tendencias que están representadas a través de una playa, una montaña de lava negra aterciopelada en el norte de Europa, las rocas heladas o los icebergs del polo. En definitiva, propone una forma de aproximación que participa, al tiempo, del juego del alejamiento para mostrar que esa es su poética.

Los paisajes, muchos de ellos situados en su Galicia natal, tampoco se acompañan de referencias físicas porque, para el artista, todo lo que es ha dejado de ser, y lo que se advierte en estas imágenes es, precisamente, "la nada, la inexistencia", según ha indicado el artista. "Mi visión del paisaje es la visión de lo que ya no está, lo que ya no es", ha dicho.

La luz del amanecer

Vilariño ha explicado que 'Mar de afuera' "es un interrogarse sobre la desaparición y la fragilidad del ser", en la que el animal aparece como elemento central. Según ha manifestado, "la muerte apareció en la fotografía sin tener mayor consideración que la propia vida" y la fauna es un elemento con el que, a lo largo de los años, ha establecido un "compromiso ético y moral".

En el proceso el artista camina "en la penumbra", "a tientas en la montaña", hasta que aparece "la luz de la aurora". "El tiempo que suspende el pensamiento era el que determinaba esas imágenes y yo trataba de mirar a través de los ojos de un animal, procuré identificarme con ellos", ha indicado.

Manuel Vilariño (A Coruña, 1952), Premio Nacional de Fotografía 2007, ha realizado estos trabajos ex profeso para esta exposición. Su dimensión artística también ha indagado en la poesía y, según ha confesado, María Zambrano y José Ángel Valente han sido "las grandes influencias" que le "golpean desde muy joven".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.