Cáritas Andalucía ha alertado este martes de que la disminución de la aportación económica que la Administración andaluza venía haciendo a través de las consejerías de Empleo e Igualdad y Bienestar Social supone "tener que sacar el dinero de otros servicios" para redistribuirlo, lo que significa, además, "dejar de atender a personas en los pueblos andaluces y los barrios de las capitales" de la comunidad.

Así lo ha explicado en declaraciones a Europa Press el presidente de Cáritas Andalucía, Anselmo Ruiz, quien ha señalado que, teniendo en cuenta la situación actual de la Administración, los indicios son que "la cosa no va a ir nada bien" en los próximos meses, "sino que va a ir a peor". En este sentido, ha recordado que la institución social de la Iglesia en Andalucía tenía un convenio con la Consejería de Empleo para un programa operativo financiado con fondos europeos y para los que la Junta destinaba "el 15 por ciento más o menos" del presupuesto global, que ascendía a los cinco millones y medio de euros aproximadamente.

"El convenio no se renovó por parte de la Junta", ha apuntado, si bien se acordó un protocolo de colaboración. La aportación que la Administración andaluza ha dejado de realizar a Cáritas Andalucía tiene una repercusión "importante" en la vida de la institución social, que cuenta con 1.080 Cáritas parroquiales en la comunidad, a través de las que se ha registrado "un aumento de personas atendidas muy considerable".

En este sentido, ha apuntado que "no solo ha aumentado el número de atenciones, sino también las peticiones, planteándose incluso cuestiones sobre pago de alquiler, de hipotecas y desahucios". "Muchas familias realmente no tienen nada y ya piden lo más básico, esto es, alimentación, ropa y ayudas para medicamentos", ha lamentado.

Ruiz ha recordado que en 2010 Cáritas Andalucía atendió a 252.000 personas aproximadamente, mientras el pasado año el número ascendió a 300.000. Ante la situación actual, ha considerado que "la disminución de la aportación de la Administración supone sacar el dinero de otros sitios y la consecuente desatención de personas en los barrios y pueblos".

No renovación del acuerdo con igualdad

Por otro lado, el presidente de Cáritas en Andalucía ha considerado "más importante aún" el hecho de la no prórroga del acuerdo que mantenían con la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta, y que afecta a centros de acogidas de personas sin hogar, así como a centros de recursos para personas que salen de la cárcel sin delito de sangre y que no tienen dónde ir. De esta manera, Anselmo Ruiz ha explicado que tras las reuniones mantenidas el pasado mes de octubre para la renovación del convenio, que tiene carácter bianual, se alcanzó un acuerdo para su continuidad a la espera de la firma del mismo por parte de la titular de la Consejería, Micaela Navarro.

"Han pasado los meses y las elecciones, pero no se ha firmado nada y nos hemos colgado", ha manifestado el presidente, que ha concretado que se trata de un acuerdo con una aportación anual de un millón y medio de euros. Los efectos, a juicio de Ruiz, suponen "más trastornos" para los servicios que ofrece Cáritas, pues estos centros son "más costosos" debido a los salarios del personal laboral y el mantenimiento de los centros, el material y la alimentación.

Por todo esto, el presidente de Cáritas Andalucía ha manifestado que "están expectante" ante lo que suceda ahora, una vez que se conozca el nuevo Gobierno andaluz, pues "no sabemos si se va a firmar el acuerdo como se pactó en octubre o realmente con la política de recortas se quedará fuera".

En los recortes,

"siempre pagan los mismos"

En esta línea, Anselmo Ruiz ha señalado que el debate "no es si tiene que haber recortes o no, pues si hemos gastado más de lo que tenemos tendrán que llevarse a cabo, el problema es que los recortes siempre son para los mismos, es decir, para los que no han participado de la opulencia en los años pasados". "Siempre pagan los mismos, los que menos tienen", ha lamentado.

"La no firma del acuerdo con Igualdad supondría una repercusión importante para Cáritas Diocesana, porque son centros que hay que mantener para los que podemos sacar el dinero de otros sitios, pero entonces dejaríamos de atender a personas en los barrios y pueblos de Andalucía", ha avisado.

Estos centros, según ha puntualizado, atienden a personas sin techos que viven en la calle, así como a personas que salen de la cárcel sin delito de sangre y que no tienen dónde ir, pero que en estas instalaciones reciben ayuda para su reinserción en la sociedad y "no volver a caer".

El presidente de Cáritas Andalucía ha asegurado que, mientras se constituye el nuevo Gobierno andaluz, "haremos un esfuerzo por mantener estos centros". Sin embargo, ha adelantado que si la Administración autonómica les traslada que no pueden atender el acuerdo "tendremos que decidir qué hacemos".

De otro lado, ha reconocido que la aportación de las personas a Cáritas ha crecido en Andalucía, permitiendo de esta manera poder afrontar "la gran subida de atendidos". "Los ciudadanos están haciendo un esfuerzo solidario", ha valorado. Ruiz ha matizado que la aportación de la Administración "no supone todo, pero sí repercute en el funcionamiento de los centros de las personas sin hogar".

Confía en el que próximo Ejecutivo andaluz dé una respuesta a esta cuestión, pero "si al final no nos dan nada, decidiremos qué hacemos en Andalucía con estos centros", pues si la aportación ciudadana, que permite atender a más de 40.000 personas, la destinamos a los servicios que inicialmente usan los fondos de la Junta, "tendremos menos dinero para ayudar a las personas en barrios y pueblos andaluces".

Independientemente del debate de los recortes, el presidente de Cáritas opina que "no hay derecho que siempre paguen los que no participaron en la mesa de opulencia de años atrás, los que menos tiene". "Es injusto y de poca decencia", ha añadido.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.