El alcalde de Miguelturra, Román Rivero y la teniente alcalde, Victoria Sobrino, han comparecido ante los medios de comunicación en rueda de prensa para dar explicaciones ante la denuncia, que en su día, interpuso el grupo municipal de Izquierda Unida ante el Tribunal de Cuentas, una vez que ha salido la resolución en firme de este último desestimando todos los puntos de la misma.

Rivero ha denunciado la "campaña electoral partidista" de IU basada en esta denuncia y que en su opinión fue "una calumnia y una difamación" ya que se presentó "sin base fáctica, ni técnica" pero que contó, en su momento, con el "efecto difusor que tiene los medios de comunicación", ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

El edil ha aludido incluso a las declaraciones de IU en las que decían que "con esta denuncia prendían depurar responsabilidades del ayuntamiento en la situación de quiebra de la Cooperativa", lo que el alcalde ha denominado como una "barbaridad".

Según el primer edil, la federación de izquierdas esperó presentar la denuncia al Tribunal de Cuentas unos meses antes de las elecciones, "sabiendo de antemano que el veredicto no se conocería hasta después".

Así, ahora el Tribunal de Cuentas, tras analizar la documentación solicitada al Ayuntamiento, más la facilitada por él mismo, sin haber sido solicitada, pero con el ánimo de dotar al organismo de toda la información necesaria para tener un mayor conocimiento del tema en cuestión, y tras levantar acta provisional entre los meses de septiembre y octubre, se ha hecho firme hace unos días al no haber recurrido el Ministerio Fiscal.

La denuncia, tal y como recuerda el alcalde, se basó en presunta irregularidad de las cuentas que el Ayuntamiento abrió en la sección de Crédito de la Cooperativa en 2002, en la concesión de licencia de obras otorgada por el Ayuntamiento a la Cooperativa, la denuncia sobre la condición resolutoria que se ha cumplido y no se ha hecho valer en la enajenación de una finca municipal y en los avales prestados en la Sección de Crédito.

Rivero señala que la instrucción considera que, ante los hechos analizados, el Ayuntamiento devolvió los avales y que están pendientes de ser retirados por los legítimos representantes de las mencionadas mercantiles.

Asimismo, dice que establece no se reúnen los requisitos para ser considerados como constitutivos de un presunto alcance, "ya que la constitución de un aval por persona o entidad que posteriormente es declarada en concurso de acreedores no supone por si misma un perjuicio en los Fondos Públicos".

Por otro lado, la instrucción establece ha quedado acreditado que los citados avales "han sido dejado sin efecto al haberse resuelto el contrato que motivo su constitución".

Por tanto, la conclusión, tal y como explica el alcalde, es que los hechos mencionados en la denuncia presentada por Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Miguelturra no reúnen los requisitos establecidos en los artículos 49, 59.1 y 72 de la ley 7/1988 de 5 de abril de Funcionamiento del Tribunal de Cuentas para generar responsabilidad contable por su alcalde.

Ante ello, Rivero afirma que tras haber esperado un tiempo prudencial para que Izquierda Unida hiciera una rectificación pública que "ni ha convocado a los medios para dar a conocer los resultados de las denuncias presentadas, ni ha convocado a ninguna asamblea entre sus afiliados para ser informados.

"Esperamos que alguien de Izquierda Unida, al menos si no lo hay a nivel local, lo haya a nivel provincial o regional, este a la altura de las circunstancias", ha concluido.