El vicepresidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Andalucía (ATA-A), Rafael Amor, ha apuntado que la deuda con proveedores reconocida por la Junta de Andalucía, cifrada en 2.763,3 millones de euros, "triplica con creces las estimaciones que teníamos para Andalucía" y espera que esta situación de impagos y retrasos "no vuelva a repetirse y no vuelva a suceder y se consiga un equilibro entre el endeudamiento y eficiencia del gasto".

En declaraciones a Europa Press, Amor considera "una auténtica barbaridad" la deuda de la Comunidad andaluza "y no sólo de ésta, sino de todas las comunidades, donde las deudas son bastante amplias" tras lo que ha apuntado que en el caso andaluz "la deuda triplica con creces las estimaciones que teníamos para Andalucía".

Por ello, considera "muy positiva" la medida establecida por el Gobierno para que los proveedores puedan cobrar, pero cree que "esto no debe quedarse aquí y se debe buscar un equilibrio entre eficiencia de las administraciones y la necesidad de endeudamiento, como hacen las economías domésticas". "Es el momento de remar entre todos en la misma dirección para buscar ese equilibrio entre endeudamiento y eficiencia", ha aseverado.

Para ATA-A, "uno de cuatro autónomos ha tenido que echar el cierre por la morosidad pública, lo cual supone un verdadero recorte por la deuda tan grande que había, que ha obligado a que 36.000 autónomos hayan tenido que cerrar sus persianas para siempre y ello ha afectado a 94.000 asalariados".

Ha agregado que entre las administraciones públicas la Junta "es la principal insumisa de la Ley de Morosidad", de forma que, según apunta ATA, "posee una media de pago de 158 dias frente a 67 a nivel europeo". Por ello, ha dejado claro que "no basta con esta medida", sino que "hace falta un compromiso firme y claro por parte de la Administración autonómica de que se va a cumplir y de que se va a actuar con responsabilidad".

Este apunta que los sectores más perjudicados por la morosidad "son la educación infantil, la formación, artes gráficas y construcción, entre otros".

"Es el momento de hacer reflexión profunda entre todos los partidos sin discrepancias y buscar el consenso político en el Parlamento para entre todos remar en la misma dirección y que no se vuelva a repetir la situación de que autónomos y empresas cierren por la morosidad de las administraciones públicas, para evitar perjudicar a los ciudadanos", ha agregado Amor.

órgano de control de la morosidad

Rafael Amor ha lamentado que la cifra de 2.763,3 millones de euros pendientes de pago a proveedores confirma que la Junta de Andalucía, "con su morosidad", se ha convertido en uno de los "principales focos de destrucción de empleo, de autónomos y de microempresas" en Andalucía, tras lo que anunció que va a solicitar una reunión con el presidente de la Junta para pedir la constitución de un órgano de control que evite que vuelvan a producirse situaciones así y se cumpla con la Ley de Morosidad.

"No se puede gastar más de los que se ingresa, por lo que desde ATA-Andalucía esperamos que la Junta de Andalucía se comporte con seriedad y atienda sus compromisos de pago en tiempo y forma, sin poner en peligro el motor económico de Andalucía, formado por autónomos y emprendedores", ha concretado el vicepresidente de ATA-A que además, ha indicado que "no pagar, también es una forma de romper el estado de bienestar".

Por ello, ha reclamado al próximo Gobierno andaluz que apueste por la puesta en marcha de un órgano permanente de control que garantice el cumplimiento de la Ley de Morosidad y que además sirva de interlocución de los autónomos y emprendedores con el Ejecutivo.

La Junta de Andalucía ha comunicado al Ministerio de Hacienda que tiene un total de 772.753 facturas pendientes de pago por un importe global de 2.763,3 millones de euros correspondientes a consejerías, agencias administrativas, agencias de régimen especial, Servicio Andaluz de Salud (SAS) y entes instrumentales considerados administración a efectos de la contabilidad nacional.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.