El Pleno Ordinario del Ayuntamiento de Córdoba, correspondiente al mes de abril y celebrado este martes, ha supuesto el estreno de las nuevas medidas de acceso al Salón de Plenos para aquellos ciudadanos que sean identificados y acreditados previamente por la Policía Local, debido a los incidentes del último Pleno y garantizar así el cumplimiento del propio reglamento de funcionamiento del Pleno. Esta nueva situación ha generado polémica entre gobierno y oposición.

Al respecto, el portavoz del gobierno municipal, Miguel Ángel Torrico (PP), ha manifestado que está "esperando que IU y PSOE condenen los lamentables hechos" del último Pleno, pues, "nunca jamás se han producido incidentes como los día 30 de marzo", al tiempo que se pregunta que ambas formaciones no lamenten los hechos por "si eran los cachorros comunistas y socialistas los que por Twitter incitaron a boicotear ese Pleno", según Torrico, quien apostilla que "la respuesta está en Twitter" y "es impresentable la actitud de barricada de IU y PSOE".

Mientras, el portavoz municipal de IU, Francisco Tejada, ha tachado de "lamentable" que el Pleno no sea "abierto, sino cerrado a 65 ciudadanos", a lo que añade que "lo más grave" es que el gobierno municipal "siente o tal vergüenza o duda jurídica" que "ha sido incapaz de dictar unas instrucciones sobre cómo se va actuar y solo se ha atrevido a colgar una información de siete líneas en la web del Ayuntamiento con un enlace a una nota de prensa", en vez de "publicar un bando".

Por su parte, el portavoz municipal del PSOE, Juan Pablo Durán, ha mostrado su "repulsa" a las nuevas medidas de acceso al Pleno, que califica como "una falta grave" y "atentado contra la participación libre", y, a su juicio, se entenderían si el gobierno local las hubiera tomado tras tomar posesión, aunque se estaría "debatiendo sobre la idoneidad de la reforma", pero tras el último Pleno esto "significa que lo que no se quiere es tener a nadie en la sala" y el Pleno "se convierte en restringido".

En concreto, cerca de unas 40 personas han asistido al Salón de Plenos, distribuidas tras las primeras filas, que estaban reservadas para los periodistas y personal del Ayuntamiento. El único requisito para acceder al Pleno es la identificación previa hasta completar el aforo que existe, unas 65 personas.

El Consistorio ha adoptado estas medidas, en virtud de informes elaborados por el servicio de protección de la Policía Local, y son idénticas a las que se adoptan en otras instituciones públicas y edificios administrativos, como el Parlamento de Andalucía o el Congreso de los Diputados.

Esta decisión transmitida el pasado jueves en la Junta de Portavoces del Ayuntamiento, pretende, además, "dar cumplimiento al Plan de Autoprotección del Edificio de Capitulares, sede del Ayuntamiento, que establece aforos máximos para cada espacio".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.