Las distintas asociaciones de agricultores han calificado la Ley de Contratos Agrarios de "importantísima y pionera" al dotar de "mayor seguridad jurídica" los acuerdos tradicionales en el sector, según ha indicado este martes en presencia del conseller de Gobernación, Serafín Castellano.

Respecto a los plazos de entrada en vigor, el conseller ha indicado que está previsto que el anteproyecto se traslade al Pleno del Consell dentro de dos viernes, para que pueda llegar a las Corts antes del verano y "se espera que la Ley esté aprobada y en vigor antes de que finalice el año".

El presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, ha destacado que la ley que se presentará a las Corts es "muy valiente, ambiciosa y pionera". "Esta ley da una respuesta al campo valenciano y clarifica mucho la interlocución entre compra y venta de productos agrarios", ha explicado.

El vicesecretario de La Unió, Miquel Oltra, considera que regular la situación de abuso que había en estos momentos en el campo y dejar de forma clara las prácticas en el campo valenciano "ya es bastante". "Ahora el único dolor de cabeza del agricultor será el de producir la cosecha y no pensar en la comercialización", ha señalado.

El conseller ha recalcado el "consenso con el que nace esta norma", la cual pretende solucionar los principales problemas que hoy se encuentra el agricultor valenciano. "La Ley de Derecho Patrimonial y Contratos Agrarios dotará de mayor seguridad jurídica y máximas garantías los acuerdos que se tomen en el sector agrario", ha destacado Castellano, tras reunirse con representantes de ASAJA-Alicante, FEPAC-ASAJA Castellón, UPA-Comunitat Valenciana, AVA-ASAJA y La Unió de Llauradors i Ramaders.

El titular de Gobernación ha explicado que la Ley recupera contratos para "conservarlos y consolidarlos", de tal manera que se eviten litigios, ya que en la actualidad se formalizan de forma verbal en pactos o compromisos. Además, se trata de una norma "muy completa y exhaustiva que consta de 56 artículos".

En este sentido, ha resaltado que se trata de una norma que "nace desde el consenso" con todas las asociaciones y sindicatos agrarios, está inspirada en la "realidad y la experiencia" del campo valenciano, con lo que pretende así solucionar los "principales problemas con los que se encuentran hoy en día".

Según el titular de Gobernación, se regula las distintas modalidades de contratos agrarios, al optar por una fórmula mixta que permite en los contratos con pago al contado el pacto oral o escrito y en los contratos o acuerdos aplazados.

Figuras contractuales tradicionales

Así pues, se incluyen figuras contractuales tradicionales, como 'la venda a l'ull o per alfarrassar' (el precio se paga al contado por defecto, y en caso de querer aplazarlo, el contrato deberá formalizarse por escrito); y 'la venda al pes o per arrovat' (el precio se fijará por unidad de peso o cantidad, sin que el contrato pueda nunca liquidarse a precio más bajo del pactado).

La norma también regula la figura del 'alfarrassador' o corredor, el derecho al 'torna llom' (intercambio gratuito de trabajos agrícolas) y la nulidad de los contratos o pactos a comercializar, aquellos acuerdos en los que existe una indeterminación del precio, dado que el comprador no interviene en el mismo.

Todo ello son medidas para proteger al agricultor y, además, se incluyen otras disposiciones especiales, como que el precio no incluye los impuestos, salvo que se haga constar de manera expresa y por separado. Serafín Castellano ha destacado que la Ley de Contratos Agrarios es "necesaria porque ha sido una petición por parte del propio sector, sobre todo, en la coyuntura económica actual".

Consulta aquí más noticias de Valencia.