Rosa García, Consejera Delegada de Microsoft Ibérica
Rosa García dirige Microsoft Ibérica desde 2002. (Jorge París) Jorge París
Siempre positiva.

Así es la embajadora de Bill Gates en España, la máxima responsable de Microsoft en nuestro país.

Su trabajo al frente de la compañía le ha valido para ser elegida como la mejor directiva de 2005.

Un premio que recibe «como un Goya o un Oscar», pero que dedica a todo su equipo.

¿Se siente realmente la mejor directiva del año?
En España hay un montón de buenos directivos, afortunadamente. No sé quién es el mejor, pero te puedo asegurar que en Microsoft somos buenos. Y siempre es un orgullo para nosotros que se nos haya reconocido. Un directivo es como un entrenador de fútbol y cuando te dicen que eres el mejor te están diciendo que tienes el mejor equipo y que lo has entrenado lo mejor posible. Por lo tanto en lo que tiene que ver con el reconocimiento de mi equipo, del que sí estoy absolutamente segura que son los mejores, pues me encanta que nos lo hayan dado. Pero siempre trabajando mucho porque, como siempre digo, en el camino del éxito no hay atajos.

¿Las mujeres mandan mejor que los hombres?
No me gusta caer en los estereotipos porque entonces se comete una injusticia. Lo que buscamos es el talento, independientemente de si está en una mujer o en un hombre. Aunque está claro que hay mujeres con muchísimo talento a las que hay que dejar que triunfen sin discriminarlas.

En España hay un montón de buenos directivos, afortunadamente

Usted ha dicho que se siente tan empresaria como directiva. ¿Se puede ser un buen directivo sin tener un espíritu empresarial?
Se puede. Pero a mí me parece que hay que actuar como un empresario capaz de generar una riqueza social. Porque para que una empresa tenga éxito tiene que tenerlo también la sociedad donde está implantada. Lo que tenemos que hacer es conseguir que la economía y la sociedad española triunfen, y para conseguirlo hay una serie de cosas que las empresas debemos hacer que no producen beneficios a corto plazo, pero que a la larga sí pueden dártelos. Y si no los hay, tampoco pasa nada.

Con 500 empleados a su cargo y 12.000 empresas asociadas en toda España que emplean unas 196.000 personas, ¿cómo se duerme por la noche?
Se duerme bien porque sabes que hay un buen equipo humano que se ocupa de hacer su trabajo. Sabes que alguien que se ocupa de cómo utilizar la tecnología de la información para aumentar la productividad de las pymes, y por supuesto de cómo vamos a venderle a esas pymes la tecnología. Que otra persona se dedica a ver cómo vamos a mejorar la calidad de la enseñanza, y de cómo vamos a vender más software de Microsoft en ese ámbito. Y otras para grandes cuentas, para instituciones públicas o en el departamento de marketing,... Al final sabes que todo lo que se tiene que hacer, hay un plan para hacerlo y las personas necesarias para llevarlo a cabo.

Una vez conseguido este premio, ¿cuál es su principal reto de futuro?

Nuestra empresa ya está considerada como una de las que ofrece las mejores condiciones para trabajar a sus empleados. Estamos entre el segundo y el cuarto lugar en los tres rankings que se publican sobre cuáles son las mejores empresas para trabajar en España, pero el próximo año queremos ser los números uno. Y aunque ya somos números uno en el uso de las tecnologías de la información, queremos ser la compañía que mejor atraiga el talento ofreciendo los mejores planes de formación, marcando unos objetivos claros y permitiéndoles vivir su vida personal y profesional al ritmo que ellas quieren.

Nuestra empresa ya está considerada como una de las que ofrece las mejores condiciones para trabajar a sus empleados

Se ha distinguido por aplicar en su empresa un programa de conciliación de la vida laboral y familiar. Como madre de tres hijos, con una niña nacida en febrero, ¿se aplica usted misma ese programa?
Sí, acabo de llegar de una baja maternal de cuatro meses y se puede ver lo bien ordenada que está la empresa a pesar de que he estado fuera todo ese tiempo. Y lo he hecho por diversas razones: para disfrutar de mi hija, como un guiño a mis empleados -para decirles: «si yo puedo hacerlo, vosotros también»- y como un acto social, para hacer evidente que se puede contratar a mujeres en puestos de alta dirección porque, si lo hacen bien, no hay que preocuparse por sus embarazos, sus bajas maternales. No pasa nada. A veces digo en broma que hay muchos señores que se rompen la rodilla jugando al pádel y están tres meses de baja.

En España, el 76% de los cargos directivos están ocupados por hombres y sólo el 24% por mujeres. ¿Existe realmente un «techo de cristal» que impide progresar a las mujeres?
Hay dos tipos de compañías. Unas que se han dado cuenta de que el mundo es muy global y de que la economía española está dejando de ser puramente productiva para convertirse en una economía del conocimiento, donde lo más importante son las personas. Esas buscan el talento donde esté: ya sean mujeres, hombres, blancos, negros, españoles, chinos, judíos... lo que sea. Esas son las que van a triunfar. Y otras que todavía tienen ideas preconcebidas de dónde está el talento: sólo está en los hombres, en los blancos,... Por lo que se encuentran que la piscina de talento donde van a pescar es cada vez más pequeña. Les acabará pasando como a los dinosaurios y desaparecerán. Dentro de 40 años no habrá «techo de cristal» porque en las empresas donde realmente todavía existe habrán acabado fracasando.

¿Es la Ley de Igualdad aprobada por el Gobierno -que impone una cuota femenina en los consejos de administración de las empresas- el camino para mejorar esa situación?
La ley hace sobre todo grandes recomendaciones y propone acuerdos entre los empresarios y sus trabajadores para incorporar más a la mujer. Pero esas recomendaciones las puede compartir cualquier empresario abierto a buscar el talento allí donde esté.

Rosa García, Consejera Delegada de Microsoft Ibérica¿Por qué temen tanto a la piratería?
La piratería en España afecta al 50% de los productos informáticos, no sólo de Microsoft, y es una de las más elevadas del mundo. Además en el último año ha crecido. Y hablaré más como madre que como responsable de Microsoft. Si somos líderes en bajarnos canciones ilegalmente de Internet, si la mitad del software instalado es ilegal y si además no protegemos la propiedad intelectual, España no podrá ser un país donde triunfe en la sociedad del conocimiento. En estas condiciones, en un mundo globalizado, ¿cómo vamos a ser capaces de atraer compañías tecnológicas? Y yo, como madre, quiero que mis hijos puedan trabajar aquí y no se vean forzados a trabajar en Suecia, Suiza o Italia, por hablar de países que protegen más la propiedad intelectual. Es muy importante darse cuenta de que este no es un problema de las empresas de software, y de que lo que provoca es que nuestro paso a la economía del conocimiento se frene brutalmente.

¿Eso se arregla con el «canon digital»?
Microsoft está en contra del canon porque no tiene nada que ver con nosotros, no nos pagan nada ni queremos que nos paguen nada. Cada uno usa los CD para lo que quiere y nosotros esperamos que sean cosas legales, y trabajaremos para concienciar a la gente de que actúe así. Vamos a trabajar para hacer software que la gente pueda comprar legalmente y vamos a combatir la piratería, pero no podemos presumir que cada persona que compra un CD es un supuesto delincuente.

El software libre lleva muchos años ahí y siempre habrá un grupo minoritario de gente, muy preparada tecnológicamente, que lo utilice

Como licenciada en Ciencias Matemáticas, ¿cuál es el problema más le ha costado resolver?
Recuerdo el último año de la carrera cuando nuestros profesores nos ponían en los exámenes problemas que nadie había podido resolver nunca, para ver hasta dónde podíamos llegar, y salías angustiadísima porque no habías sido capaz de resolverlos.

¿Y en la vida?
Creo que cada día tienes unos cuantos encima de la mesa.

¿Qué aprendió de su paso por la central de Microsoft en los EE. UU.?
El respeto por el tiempo de las personas, que hay que dirigir a tus colaboradores entusiasmando y motivando a tu gente, que hay que tener visión y que el único sueño que no se cumple es el que no eres capaz de soñar.

Microsoft tiene mala fama. ¿Cómo lleva ese peso?

Creo que si preguntáramos a la gente qué opina de Microsoft en España, hablará muy bien de nosotros. Un joven dirá que utiliza la mensajería instantánea para comunicarse son sus amigos, que entra en MSN,... Un profesor, que gracias a nuestra tecnología enseña mejor. Un gallego parlante, que el nuestro es el único software que habla en gallego, y lo mismo un vasco o un catalán. Yo no he visto manifestaciones de gente diciendo que nos echen. Y sí he visto mucha gente que te da las gracias y te felicita por cómo estás haciendo las cosas.

Pero ha tenido que responder en los tribunales de los EE. UU. y en la UE de acusaciones de monopolio.
Tuvimos un gran error, un exceso de ingenuidad, que aún hoy estamos pagando. Estábamos tan ocupados en nuestros clientes, en las empresas asociadas, en nuestra tecnología, y actuamos de una forma tan juvenil que cuando los gobiernos y los medios de comunicación se acercaron a nosotros no pudimos atenderlos porque estábamos trabajando. Pero nuestros competidores sí que se ocuparon de hacer declaraciones y fueron ellos los que les dijeron quién éramos nosotros. Y por supuesto nos pintaron de todo, menos guapos. Aunque las leyes antimonopolio están para defender a los ciudadanos, los que nos denuncian y declaran en los tribunales son precisamente esos competidores.

No podemos presumir que cada persona que compra un CD es un supuesto delincuente

El software libre y Linux ¿son una amenaza para Microsoft?
No, son sólo un competidor como pueden ser Oracle o IBM. La única amenaza es que nuestros clientes dejen de confiar en nosotros. El software libre lleva muchos años ahí y siempre habrá un grupo minoritario de gente, muy preparada tecnológicamente, que lo utilice. Cómo puede haber un grupo de gente que le guste comprar piezas de coche y construirlo ellos mismos. ¿Es eso una amenaza para la industria del automóvil? Claro que no. Lo respetamos muchísimo, pero tenemos claro que la mayoría utiliza la tecnología como una herramienta, que quiere «conducir su coche» y no montarse uno. Y está dispuesta a pagar por nuestro software porque funciona sin necesidad de saber nada. Hacemos un software democrático.

¿Qué opina de que las Administraciones promuevan su uso entre los ciudadanos?
Me parece bien que se informe a los ciudadanos de que existe este tipo de programas como alternativa, que es lo que están haciendo. Me parecería mal que se forzara a los ciudadanos a usarla, pero no vamos hacia ahí. El Parlamento español ya rechazó una propuesta de ERC para que en todas las administraciones sólo utilizaran software libre por aplastante mayoría porque el resto de grupos concluyeron que esa era una decisión errónea para el país. Y lo que se busca es la neutralidad y nadie quiere hacer política con el software porque la gente es suficientemente inteligente para decidir.

La sociedad de la información en España está aún lejos de Europa y de los EEUU, pero las circunstancias no ayudan: la banda ancha todavía está poco desarrollada y además es más cara que en el resto de países.
El mayor condicionante de todos es que no hemos sido capaces de explicar a la gente para qué sirve esto. Un 50% de los españoles no usan Internet y las tecnologías de la información por dos motivos: porque suponen que no hay nada en la Red que les interese (30%) o porque se sienten demasiado mayores para acceder a la sociedad de la información (20%). Por lo tanto, hay que explicarles de forma personalizada que Internet les puede ser de utilidad y que cualquiera puede utilizarlo, que no son demasiado mayores para usarlo. Cuando acabemos con los autoexcluídos, que son la gran brecha digital en nuestro país, lo demás se acabará solucionando.

Bill Gates es muy inteligente, una bellísima persona y extraordinariamente tímido

¿Cómo es Bill Gates?
Es muy inteligente, una bellísima persona y extraordinariamente tímido. Y es esa timidez le que a veces le hace parecer una persona menos cercana. Además es tremendamente democrático. Hace 30 años los ordenadores los tenían sólo las grandes compañías y los sabían utilizar los supersabios, y aunque no hemos sido los únicos, hemos puesto muchos granitos de arena en que los ordenadores valgan 300 euros y los puedan utilizar todos: desde los abuelos, a los discapacitados o los niños de 2 años. Y eso es democratizar la informática. Ha conseguido lo que quería y ahora ha decidido dejar parte de su riqueza a sus hijos y dedicar el 80% de su fortuna a dejar un mundo mejor trabajando para combatir las enfermedades contra las que nadie quiere luchar en países pobres. Él solo dedica a la sanidad pública más que la Organización Mundial de la Salud (OMS).

MUY PERSONAL

  • ¿Para qué usa Internet? Para leer noticias, preparar las vacaciones y hacer la compra.

  • ¿Cuántos e-mails recibe al día? Unos 300.

  • ¿Tiene blog? No.

  • ¿Los lee? Sí, los de tecnología, de los que nos apoyan y de los detractores.

  • ¿Reza? A veces.

  • ¿Canta en la ducha? Sí.

  • ¿Qué canta? Lo que pongan en la radio.

  • El café ¿cortado, solo o con leche? Soy alérgica al café, tomo chocolate.

  • ¿Si se desvela de noche, qué hace? Leo.

  • ¿Se muerde las uñas? No.

  • ¿Conserva amigos del colegio? Muchos, los veo a menudo y somos una piña.

  • ¿Pasaría por el quirófano por estética? No.

  • El último viaje que ha hecho A Salamanca, tras nacer mi hija.

  • ¿Uno que le gustaría hacer? Volver a África, es mi continente.

  • ¿Recuerda su último sueño erótico? Otra pregunta (je, je, je).

  • ¿Qué libros tiene en su mesilla de noche? Un par de libros de negocios, uno de poesía y una novela.

  • Adora: La vida.

  • Detesta: La injusticia.

  • Teme: No tener valor para hacer lo que hay que hacer.

  • Aspira a: Ser recordada como una buena persona.

  • Colecciona: Recuerdos.

  • Una manía: Soy una lectora compulsiva. Leo hasta la letra pequeña de los anuncios.

  • Un defecto: Soy muy perfeccionista.

  • Una virtud: Creo entornos positivos a mi alrededor.