El portavoz del Grupo Municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Logroño, Vicente Urquía, ha asegurado este lunes que la deuda del transporte urbano se pagó en abril de 2011 "con un sistema que se venía aplicando desde 2007", por lo que ha achacado el aumento de las tarifas del autobús a "una decisión claramente política" del PP.

Como ha recalcado Urquía en rueda de prensa, "los ciudadanos están ya muy hartos de que se culpe de todo a la herencia recibida, cuando, además, se sabe ya que todo es mentira, y lo que hay son decisiones políticas del PP, que prefiere bajar la subvención a la empresa y aumentar las tarifas, como ha hecho en la Comunidad de Madrid".

Por ello, ha calificado la actuación del equipo de Gobierno popular de "poco seria" y, en esta línea, ha recordado que "el PP rechazó en el año 2009 que se subieran un 5% las tarifas, porque nuestra propuesta se paró en la Comunidad Autónoma, para ahora subir los precios en torno a un 16% diciendo que es culpa de la herencia".

Urquía ha detallado que el sistema de pago actual para la subvención del transporte urbano "se viene aplicando desde el año 2007, aprobada por el PP", que se basa en "un sistema de financiación a cuenta de la subvención y liquidar al año siguiente el desfase real producido".

"Así se ha venido haciendo en 2008, 2009 y 2010, y, en abril de 2011 se liquidó toda la deuda que había a diciembre del año anterior", ha asegurado el portavoz socialista, quien ha señalado que "el problema ha venido ahora porque ha habido un incremento de costes de 600.000 euros, unido a un descenso de 100.000 euros en los ingresos".

En conjunto, un desfase de 700.000 euros "con los que el Gobierno municipal no contaba" y que se concentran, sobre todo, en la subida del precio del carburante, que ha cifrado en más de 239.000 euros, más otros gastos de amortización -por la compra de nuevos autobuses-, mantenimiento, estructura o personal, "más la bajada de ingresos".

"decisión política".

"No hay ningún agujero -ha destacado Urquía- sino que se trata de un aumento sobre todo de los costes del servicio. Y, para hacerles frente, hay que tomar una decisión política, y el PP ha optado por bajar la subvención y subir el precio de los billetes".

En sus palabras, "se podría haber optado por no incrementar las tarifas y destinar, por ejemplo, una parte de los tres millones de euros que se van a ingresar por el IBI para aumentar la subvención a la empresa y seguir manteniendo nuestro transporte como uno de los más baratos y de más calidad de España".

"Se gasta en chiquibecas, pero no es transporte. El PP ha optado por bajar la subvención y que sean los ciudadanos los que paguen más por el billete. Es claramente una decisión política, y no tiene nada que ver con la herencia recibida", ha finalizado.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.