El grupo parlamentario PSIB-PSOE considera que la nueva Ley de medidas tributarias del Govern es una "incoherencia" y una muestra de que el Ejecutivo persigue sus intereses en lugar de los de la ciudadanía.

En una rueda de prensa, el diputado parlamentario socialista Joan Boned ha afirmado que al Govern le falta "coherencia, responsabilidad y credibilidad", conceptos que "brillan por su ausencia" ante las nuevas medidas económicas y financieras que el Ejecutivo prevé aprobar este martes en sesión parlamentaria.

El grupo socialista opina que las nuevas medidas del Govern "renuncian" a la bonificación de 30 millones de euros del impuesto de patrimonio en las rentas más altas y, como "contrapartida", se incrementarán tasas. En este sentido, Boned ha citado los 10 euros de tarjeta sanitaria o las tasas aeroportuarias, que afectarán a turistas y al transporte de mercancías, respectivamente.

Además, en cuanto a la nueva fiscalidad aplicada a la gasolina, Boned ha explicado que supone un "incumplimiento" del PP cuando afirmaron que no subirían los impuestos. En este sentido, los socialistas no se muestran en contra de una subida de impuestos, pero "sí" del modo en que se ha llevado a cabo. Por ello, afirman que la política de los 'populares' se basa "únicamente" en la reducción del déficit y los recortes.

El grupo apuesta por políticas que persigan la recaudación de ingresos. Así, este martes presentarán dos Proposiciones de Ley para recaudar ingresos y evitar más recortes. Para ello, proponen una modificación del IRPF, del impuesto de sucesiones y donaciones y de las transmisiones patrimoniales. Además, presentarán una propuesta en torno a un nuevo impuesto medioambiental. Ambas medidas sumarían un total de 65 millones de euros en ingresos, un camino "realista" que el grupo afirma que evitaría recortes y potenciaría inversiones.