Un hombre, de iniciales F.J.P., ha aceptado este lunes cumplir una condena de ocho años de prisión por violar a una amiga el pasado 17 de mayo de 2011 en la localidad granadina de La Zubia. La Fiscalía, la acusación particular y la defensa han alcanzado un acuerdo para rebajar la solicitud inicial de condena, de entre 10 y 17 años, con lo que la declaración de los testigos propuestos no ha sido necesaria y el juicio, que se iba a prolongar durante tres días en la Audiencia Provincial de Granada, ha quedado visto para sentencia.

Según la acusación del Ministerio Público, el hombre, "movido por pretensiones lascivas", se trasladó al domicilio de su amiga y llamó a su puerta, engañándola con que un conocido de ambos había tenido un accidente. La mujer se subió entonces a su coche, pero su amigo la condujo a un lugar oscuro, junto a una acequia, en el Camino de Cájar, aún en el término municipal de La Zubia. Una vez allí, la bajó del vehículo y le dijo "llevo mucho tiempo queriendo hacer esto porque eres una tía que me da mucho morbo".

Comenzó entonces a tirarle del pelo y la arrastró de nuevo hacia el coche, la montó en el asiento del copiloto y él se quedó por fuera, en la zona de la ventanilla, con ésta bajada, y entonces la obligó a practicarle sexo oral. Asimismo, después la violó y la amenazó con matarla si denunciaba lo ocurrido, y la trasladó de nuevo a su domicilio.

La Fiscalía pedía inicialmente para el procesado 10 años de prisión y 15 de alejamiento por un delito de agresión sexual, además de una indemnización de 12.000 euros, mientras que la acusación particular solicitaba por un continuado de agresión sexual, amenazas y una falta de lesiones 17 años de prisión y multa, elevando la responsabilidad civil a los 60.000 euros. No obstante, un acuerdo con la defensa ha permitido una rebaja en la petición de condena de las acusaciones, hasta los ocho años de cárcel, alejamiento de 10 y una indemnización de 18.000 euros.

La víctima ha entrado visiblemente afectada en la Sala pero, tras ratificarse en lo que declaró en el juzgado de instrucción, no ha sido necesaria su declaración, ni la del resto de los testigos propuestos tras el acuerdo alcanzado, con lo que el juicio ha quedado ya visto para sentencia.

Consulta aquí más noticias de Granada.