Disturbios en Barcelona
Decenas de manifestantes increpan a los mossos d'esquadra en Barcelona. Alberto Estévez / EFe

El juzgado de instrucción de guardia de Barcelona ha dejado en libertad con cargos a los cuatro detenidos en Barcelona que ingresaron en prisión por su presunta implicación en los incidentes desatados en la huelga del pasado 29 de marzo, incluida la quema de la cafetería Starbucks, a dos de ellos bajo fianza de 6.000 euros.

Según han informado fuentes judiciales, la titular del juzgado de instrucción número 7 de Barcelona ha impuesto fianzas a los detenidos Enrique C.A. y Pablo Alejandro M.R., a los que ha dado cinco días de plazo para reunir el dinero para pagarlas, y ha dejado en libertad a los otros dos imputados, Carlos F.H. y Laura M.C.

La Fiscalía había pedido a la jueza prisión incondicional para tres de los cuatro detenidos, mientras que para Laura M.C. no solicitaba ninguna medida cautelar, acusados de los delitos de desórdenes públicos, daños e incendio.

Los Mossos d'Esquadra detuvieron el pasado jueves 29 de marzo, jornada de huelga general, a los cuatro manifestantes bajo la acusación de participar en el incendio de la cafetería Starbucks de la plaza Cataluña de Barcelona y, en uno de los casos, también por los daños causados a la puerta y los escaparates de El Corte Inglés.

Sin riesgo de fuga

El ministerio público ha basado este sábado su petición de prisión incondicional en el riesgo de fuga y de que los detenidos vuelvan a causar alborotos en los manifestaciones previstas para los próximos días en Barcelona, donde el 3 de mayo se reunirán presidentes de bancos centrales europeos, así como en una eventual celebración futbolística por el partido Barça-Madrid de esta noche.

Sin embargo, en los autos, la jueza descarta el riesgo de fuga de los detenidos, al argumentar que cuentan con arraigo, como lo acreditan en algunos casos sus estudios superiores, su participación en proyectos pedagógicos sociales y, en definitiva, sus planes de vida.

Reincidencia imprevisible

Respecto al riesgo de reiteración delictiva esgrimido por la Fiscalía, la jueza considera en los autos que el peligro de que vuelvan a delinquir es impredecible y, por lo tanto, no justifica la prisión preventiva, una medida que, en su opinión, debe ser valorada huyendo de argumentos como la alarma social.

Los huelguistas para quienes la Fiscalía ha pedido prisión han sido detenidos en anteriores ocasiones por delitos contra el orden público, ocupación de inmuebles y contra el patrimonio, además de contra la seguridad colectiva y amenazas, según el historial del que informaron los Mossos d'Esquadra.

No obstante, ninguno de los tres jóvenes —uno de los cuales ejerció de portavoz del movimiento de indignados en Barcelona— ha sido condenado por los hechos que motivaron su detención ni tienen causas pendientes abiertas, con lo que sus antecedentes son meramente policiales, no penales, han añadido las mismas fuentes.

Las defensas de los manifestantes han cuestionado ante la jueza que los detenidos puedan ser identificados como autores de la quema de un establecimiento Starbucks a partir de las imágenes del incendio, dado que son rápidas, no precisas y los autores llevan los rostros cubiertos.

El mismo día de la huelga general fueron detenidas 79 personas, tres de las cuales permanecen en prisión preventiva.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.