Damasco escenifica un alto el fuego en Homs y la ONU aprueba el envío de 300 observadores

  • Estos representantes de la ONU viajarán a Siria para comprobar que se cumple el alto el fuego acordado entre las partes implicadas.
  • El régimen sirio dice que han aumentado las acciones terroristas en el país.
  • Al menos 9.000 personas han muerto debido a la represión de Al Asad.
Imagen de archivo de la ciudad siria de Homs durante uno de los bombardeos del régimen de Bachar al Asad.
Imagen de archivo de la ciudad siria de Homs durante uno de los bombardeos del régimen de Bachar al Asad.
ARCHIVO

El régimen de Bachar al Asad ha escenificado un alto el fuego en la ciudad siria de Homs, uno de los focos más activos de la oposición. Las tropas del régimen han dejado este sábado de bombardear esta ciudad, en el centro del país, ante la visita de los observadores de la ONU, que se reunieron con las autoridades de la zona, según fuentes oficiales y de la oposición.

Un equipo de observadores internacionales mantuvo este sábado una reunión con el gobernador de Homs, informó la agencia de noticias oficial Sana, que alertó de la escalada de acciones de supuestos grupos terroristas en el país aprovechando el alto el fuego decretado desde la semana pasada.

Por su parte, activistas y defensores de derechos humanos apuntaron que la tranquilidad reina en la castigada ciudad de Homs tras los intensos bombardeos de los últimos días.

El Observatorio sirio de Derechos Humanos destacó en un comunicado que no se han registrado explosiones ni disparos en la ciudad, a diferencia de las jornadas previas, cuando decenas de personas murieron en bombardeos del Ejército.

El activista de los Comités de Coordinación Local Emad Hosari indicó que el barrio de Al Jalediya, en Homs, fue uno de los más afectados por los bombardeos.

"El régimen ha intentado destruir algunos edificios y puntos de la ciudad antes de la llegada de los observadores, a quienes había negado hasta en tres ocasiones su acceso a Homs bajo el pretexto de no poder garantizar su seguridad", sostuvo Hosari.

Liberación de detenidos

Otra de las escenificaciones del régimen sirio este sábado ha tenido lugar con la liberación de 30 detenidos, según la agencia oficial de noticias Sana, que habían sido detenidos en relación con la violencia que sacude el país desde hace más de un año, pero no estaban acusados de ningún delito de sangre.

La misma fuente informó de un ataque, que atribuyó a "grupos terroristas", contra un oleoducto en la provincia de Deir al Zur, en el este del país, que ocasionó la pérdida de 2.000 barriles de crudo.

Envío de 300 observadores a Siria

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó este sábado por unanimidad una resolución que autoriza el envío de una misión de 300 observadores militares desarmados a Siria para comprobar que se cumple el alto el fuego acordado entre las partes.

"La aprobación de esta resolución es fundamentalmente importante para impulsar el plan de paz (del enviado especial, Kofi) Annan", aseguró tras la aprobación el embajador de Rusia, Vitaly Churkin, que agregó que también ayuda "a estabilizar la presencia de la ONU en Siria".

Al Asad no cumple los compromisos

El portavoz de los Comités agregó que la localidad de Duma, en los alrededores de Damasco, fue escenario de un intenso bombardeo la madrugada del viernes al sábado.

Además, acusó a las autoridades de no retirar los tanques de las ciudades, como estipula el plan de paz del enviado internacional Kofi Annan.

A esta denuncia se unió anoche el rebelde Ejército Libre Sirio (ELS), que, en un comunicado, reiteró que el régimen no está cumpliendo los compromisos del plan y criticó al Consejo de Seguridad de la ONU por retrasar el despliegue de los observadores para frenar la violencia.

El pasado domingo, un grupo reducido de observadores militares no armados de la ONU llegó a Damasco para supervisar la aplicación de la iniciativa de paz, de acuerdo a una resolución del Consejo de Seguridad.

Se espera que este sábado este órgano de la ONU vote un proyecto de resolución para ampliar el número de observadores hasta trescientos, quienes deberán verificar también el cumplimiento del frágil alto el fuego entre las partes, en vigor desde el pasado 12 de abril.

El plan de Kofi Annan estipula el cese de las hostilidades, la retirada de los tanques de las ciudades, la liberación de los detenidos de forma arbitraria y el inicio de un diálogo entre el Gobierno y la oposición, entre otros puntos.

Desde que comenzaron las protestas contra el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, en marzo de 2011, más de 9.000 personas han muerto, 200.000 se han visto desplazadas a otros lugares del interior del país, y más de 60.000 se han refugiado en los estados limítrofes, según datos de la ONU.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento