Joseph Thomas Colon, un consultor de la compañía BAE Systems se enfrenta a una posible condena de 18 meses de cárcel, tras hacerse en 2004 con las contraseñas de 38.000 empleados del FBI, incluida la de su director, Robert S. Mueller III.

Con sencillos programas informáticos, muy fáciles de encontrar en la Red, el consultor fue capaz de acceder a grabaciones del programa de Protección de Testigos y a detalles de las actividades de contraespionaje del FBI.

A causa de esta intrusión, la agencia federal se vio forzada a cerrar su red informática e invertir millones de dólares para impedir la pérdida o el mal uso de información confidencial.

En un juicio celebrado en marzo, Colon se declaró culpable de acceder intencionadamente y sin autorización a un sistema informático del FBI.

Aunque, tal y como cuentan en The Washington Post, el acusado explicó que tan sólo se saltó algunos trámites burocráticos y usó ciertas contraseñas para ayudar a la agencia federal a instalar más fácilmente un nuevo sistema informático.

El gobierno estadounidense, por su parte, no cree que el consultor pretendiese perjudicar la seguridad nacional, pero aún así es muy probable que el tribunal condene a Colon a 18 meses de prisión.