El 'Titanic español'
Foto, sin fechar, del barco español Valbanera zarpando del puerto de Málaga. EFE

Siete años después del naufragio del Titanic, el vapor Valbanera se hundió en los cayos de Florida, EE UU, con casi 500 emigrantes españoles a bordo, en una de las mayores catástrofes de la marina mercante española que permanece en el olvido.

Es uno de los capítulos más negros de la historia de la emigración españolaEl naufragio del Valbanera, denominado el 'Titanic de los pobres', que durante años cubrió la línea regular España-Cuba, es uno de los capítulos más negros de la historia de la emigración española.

El histórico buque, de la compañía Pinillos, Izquierdo y Compañía, que a principios del siglo XX trasladaba a miles de emigrantes españoles a América, se hundió sin dejar supervivientes, en circunstancias aún sin aclarar, entre el 9 y el 12 de septiembre de 1919.

El pecio permanece en el fondo del mar en las arenas movedizas del Bajo de la Media Luna, a cuarenta millas al oeste de Cayo Hueso.

Como tantos otros barcos, el vapor tenía el nombre de una virgen, en este caso la Virgen de Valvanera que se venera en La Rioja, aunque el buque fue bautizado como Valbanera (con b) por algún error.

Mal presagio y misterioso desembarco de pasajeros

Con la pérdida del ancla en el puerto de Santa Cruz de La Palma, Canarias (un negro presagio para los marineros) el Valbanera, al mando del capitán Ramón Martín Cordero, zarpó el 21 de agosto de 1919 rumbo a América con 1.142 pasajeros y 88 tripulantes.

A España, las noticias llegaron desde La Habana con cuentagotas y muchas veces de forma contradictoriaTras haber hecho escala en San Juan de Puerto Rico, arribó el 5 de septiembre a Santiago de Cuba y, a partir de ese momento, comienza el misterio que envuelve este naufragio. Aunque la mayor parte del pasaje tenía billete para La Habana, la mayoría de pasajeros (742 pasajeros) decidió desembarcar en Santiago, lo que salvó sus vidas.

Cuando el barco llegó a La Habana no pudo entrar en el puerto porque estaba cerrado debido a un potente huracán, por lo que el capitán del Valbanera puso rumbo a altamar para intentar capear el temporal. Pero desafortunadamente no lo logró. No hubo supervivientes.

Los restos del barco no fueron localizados hasta el 19 de septiembre por el cazasubmarino de la Marina de los Estados Unidos USS C203 en Half Moon Shoal (Bajos de la Media Luna).

A España, las noticias llegaron desde La Habana con cuentagotas y muchas veces de forma contradictoria. La mayoría de las víctimas eran canarias.

Hipótesis sobre el hundimiento

El experto español en siniestros marítimos Fernando José García Echegoyen lleva más de 25 años investigando sobre este naufragio, trabajo que ha recogido en su libro El misterio del Valbanera y en la página en internet naufragios.es. Desde 1992 dirige el Proyecto Valbanera, una iniciativa cultural con la que pretende rescatar del olvido este naufragio y recuperar con fines museísticos parte de los restos del transatlántico español.

El 90 % del pecio está enterrado en la arenaGarcía Echegoyen ha dirigido tres expediciones, y en la primera de ellas en 1992 consiguió filmar y fotografiar los restos del Valbanera por primera vez desde su hundimiento en 1919. La última expedición, en 1996, fue financiada por la fundación Archivo de Indianos y algunos de los restos recuperados se exhiben en las instalaciones de la Fundación en Colombres (Asturias).

Sobre las circunstancias del naufragio, la hipótesis que maneja García Echegoyen es que al no poder entrar en el puerto de La Habana, el Valbanera puso rumbo al Golfo de México pero el temporal lo abatió y acabó embarrancando en el Bajo de la Media Luna.

En declaraciones efectuadas esta semana, García Echegoyen señaló que "el 90 % del pecio está enterrado en la arena" por lo que en las tres expediciones únicamente vieron "piezas estructurales del barco". No obstante, García Echegoyen resaltó que consiguieron sacar "dos portillos y la letra B de la palabra Valbanera".

García Echegoyen también explicó que en 2005 pagó a un buzo para que volviera a echar un vistazo al barco y que al aletear en la zona de proa del pecio se levantó arena y apareció un plato de la vajilla del barco que es "un auténtico tesoro".