El conseller de Hacienda y Administración Pública de la Generalitat, José Manuel Vela, ha anunciado este martes que en la noche del sábado remitieron al Gobierno central un total de 578.000 facturas pendientes de pago por un importe global de 4.069 millones de euros para acogerse al plan de pagos de pagos a proveedores, del que se beneficiarán unas 10.050 empresas y autónomos de la Comunitat.

Según ha señalado Vela en rueda de prensa, en concreto, 982 millones corresponden a facturas de la administración de la Generalitat —'conselleries'— y otros 1.237 millones a las empresas del sector público, lo que suman 2.219 millones de euros de deuda pendiente imputable a los presupuestos de la administración.

Por áreas, sanidad acapara en torno al 80 por ciento, y el reparto es similar al que se produce en el presupuesto autonómico, mientras que los importes oscilan entre 50 euros y más de un millón y datan de los ejercicios 2010 y 2011, y en sanidad también de 2009.

Además, ha considerado "oportuno" incluir otros 1.850 millones de euros correspondientes a deuda no imputable a esas cuentas, básicamente proveniente de sanidad, las conocidas como 'facturas en los cajones' existentes a 31 de diciembre de 2011. La última operación de regularización de estas facturas data de 2008.

Vela ha reconocido que esos 4.069 millones son una cifra "abultada" que representará en torno al 25 por ciento del importe total habilitado por el Gobierno para ese plan de pagos y ha achacado esa magnitud al resultado de la última emisión de bonos minoristas. "Si la emisión hubiera tenido éxito y se hubiera podido completar, el volumen total de deuda con proveedores que se hubiese enviado al Ministerio rondaría los 1.900 o 2.000 millones de euros porque el resto sí que se habría podido pagar", ha agregado.

Ha subrayado, no obstante, que ese hecho les permitirá obtener la liquidez necesaria "a un coste mucho más barato que con los bonos", que tenían un interés cercano al 8 por ciento frente al 5 por ciento establecido para este plan de pagos a diez años con dos de carencia —para amortizar el principal de la deuda, no para los intereses—.

"quita no va a haber ninguna"

Además, ha remarcado que "quita no va a haber ninguna" porque la seriedad de la administración implica que "no tiene por qué" haberla.

A su juicio, ese mecanismo "es histórico" y permitirá que "antes de dos meses todas esas deudas puedan estar satisfechas" y que la Generalitat cierre 2012 "con el saldo de deuda a proveedores más bajo de toda su historia", por debajo de mil millones de euros "seguro".

En concreto, "hoy o mañana" la Agencia Tributaria habilitará el acceso a proveedores para consultar las facturas certificadas y adherirse a ese mecanismo de pago hasta el 22 de mayo para empezar a cobrar. También podrán solicitar hasta el 16 de mayo, en su caso, la admisión de otras facturas no incluidas por "error" y, si en 15 días no son rechazadas, se dará por reconocido ese derecho a cobro. "Lo importante es que cobra todo el mundo", ha remarcado Vela.

Fuera de ese plan, quedan las deudas correspondientes a convenios y las contraídas con empresas públicas o ayuntamientos, lo que asciende a 1.300 millones de euros —600 o 700 millones corresponden a empresas públicas de la Generalitat— y "se podrá satisfacer gracias a la emisión de hispanobonos a partir de junio" de modo que quedará saldada "con anterioridad al 30 de septiembre". Tampoco se incluyen las deudas por servicios públicos de gestión privada.

"ninguna autonomía" intervenida antes de septiembre

Preguntado por las informaciones acerca de la posible intervención de varias autonomías a partir de mayo, entre las que ha incluido a la Comunitat este martes el síndic de Compromís, Enric Morera, ha replicado que ayer lunes se reunió en Madrid con representantes del Ministerio y "nadie" le dijo "nada de este tema". "Es verdad que la ley que el Gobierno quiere aprobar y que prevé la intervención de CCAA, hay muchísima prisa en que se llegue a aprobar y a aplicar, y yo lo veo muy bien, cuanto antes mejor", ha sentenciado.

En cualquier caso, considera que ese "último paso" de intervenir una autonomía "no podría producirse en ninguna comunidad autónoma española con anterioridad al mes de septiembre u octubre".

Vela ha destacado que en el último pleno de abril el Consell aprobará el Plan de Reequilibrio Financiero, que deberá validar el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), y que incluirá las medidas anunciadas en julio, las incluidas en los presupuestos y en el decreto-ley de medidas urgentes posterior, así como las derivadas de los acuerdos que adopte esta semana el Gobierno central. Después, el ministro de Hacienda decidirá "si es creíble o no creíble".

Vela, que asegura ser permanentemente "autocrítico", también ha garantizado que serán "implacables" al reivindicar una financiación autonómica "más justa" según el aumento poblacional de la Comunitat.

"la mejor política social que se puede hacer es pagar"

Al inicio de su comparecencia, Vela ha agradecido al Ejecutivo estatal la puesta en marcha de ese plan de pago a proveedores, del que ha dicho que "no tiene antecedentes en la democracia" y que "ojalá hubiera llegado antes", y además, que haya hecho "realidad" las otras dos peticiones que trasladó hace diez meses a la entonces vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, las líneas ICO para ayudarles a renovar operaciones de deuda y los 'hispanobonos' para evitar que las autonomías compitieran entre sí al emitir deuda.

"La mejor política social que en estos momentos se puede hacer es pagar", ha subrayado el conseller, quien ya pidió a Salgado una "solución transitoria" porque estaban "generando problemas muy graves a pymes, a autónomos y a proveedores que bastante han aguantado" al no estar "en condiciones de pagar ni a grandes ni a pequeños".

Consulta aquí más noticias de Valencia.