El presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, considera que si las diputaciones no asumen más competencias, los pueblos "pueden morir", y se ha mostrado convencido de que, por la situación que viven los ayuntamientos en estos momentos, las diputaciones, "entidades que tienen una capacidad supramunicipal que les permite ejercer de coordinadores buscando la eficiencia en la gestión", tienen "más vigor, más fuerza y más sentido que nunca".

Moliner ha puesto como ejemplo que "el hecho de que una administración pueda tutelar y permitir que un secretario preste servicio a cuatro ayuntamientos o que una misma brigada de recogida de basuras atienda a ocho núcleos de población, optimizando la gestión de los recursos humanos y permitiendo la gestión de unos servicios que serían totalmente inasumibles por muchos ayuntamientos", es el motivo por el que la diputaciones "deben reivindicarse con más fuerza que nunca".

Según ha explicado a Europa Press, éste el objetivo con el que este miércoles la Diputación de Castellón acude a la reunión de la FEMP en Valencia, en la que —según ha dicho— el consistorio provincial castellonense "lidera" a nivel nacional "esta defensa de asunción de nuevas competencias por parte de las diputaciones". En este sentido, ha añadido que cree que el documento que aporta la Diputación "será la base de debate de todos los presidentes de Diputación de España, y eso nos hace sentirnos orgullosos".

"Esta acción política —ha señalado— no busca otra cosa que mejorar la gestión de los municipios e intentar que acabe prestando las competencias el que mejor pueda prestarlas". En su opinión, "no se trata de acaparar más, sino que algunas las estamos prestando de facto las diputaciones", y —según ha dicho— "no tiene sentido que gastándonos el dinero y haciendo el trabajo, no tengamos nosotros las competencias".

Así, Moliner considera que hay cuestiones en las que lo "lógico y sensato" sería que las diputaciones asumieran un marco competencial más amplio "porque les permitirá prestar mejor una serie de servicios que demandan los ayuntamientos".

Materias competenciales

Al respecto, Javier Moliner defiende la asunción de competencias en materia del ciclo integral del agua, "en el que la Diputación este año se gastará más de 12 millones de euros en mejora de abastecimientos"; en carreteras secundarias y caminos rurales; en políticas activas de desarrollo rural; en mejora de las redes de telecomunicaciones o en asistencia a municipios de baja población, entre otras.

Sin embargo, ha asegurado que hay otros servicios en los que las diputaciones tienen competencias que "quizás otras administraciones los podrían prestar mucho mejor", como las relacionadas con el ámbito social, de la cultura o del deporte, "en los que hay otras administraciones que pueden aportar mucho más valor añadido al que pueda aportar la Diputación".

"Se trata de que preste el servicio el que pueda ser más eficiente, y creo que éste es el gran reto que tiene hoy en día la reforma de la función pública y del escenario público en nuestro país", ha indicado el presidente de la Diputación, quien ha advertido de que "si las diputaciones no incrementan el marco competencial, los pueblos pueden morir".

Finalmente, preguntado por la propuesta del presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, respecto a que el nombramiento de los presidentes de las diputaciones y de los diputados se haga de forma directa por parte de los ciudadanos, Moliner ha dicho que "en estos momentos a los ciudadanos les preocupa mucho más que gestionemos los recursos de forma eficiente que el hecho de dedicarnos a debatir cómo se nos tiene que elegir".

"No creo que ningún ciudadano considere que eso sea un problema, y lo único que esperan los ciudadanos de los políticos es que intentemos resolver algunos de los problemas que tienen y que no creemos más", ha finalizado Moliner.

Consulta aquí más noticias de Castellón.