La Policía baraja los celos como móvil del crimen, ya que la novia de la víctima tuvo una relación anterior con el homicida, que se encuentra bajo custodia en el hospital. El agresor y la víctima eran además compañeros de trabajo en una cantera de Porriño.