La muestra, que se podrá visitar durante un mes en el espacio expositivo ubicado en el número 16 de la calle Taquígrafo Martí, reúne una treintena de piezas que establecen "un paralelismo entre el teatro y la vida cotidiana en la ciudad", en palabras del propio autor.

"El juego consiste en teatralizar la vida cotidiana, como si hubiera un guión establecido pero en el que las personas no somos títeres, porque cada uno de nosotros, al igual que los actores reales, expresa su texto con independencia y libertad", ha señalado Lonjedo a Europa Press.

Algunos de los lienzos incorporan escritos fragmentos de obras teatrales —seleccionados por el crítico Javier Sanz—, que aluden a la imagen pintada. Bertolt Brecht, Oscar Wilde y Tenesse Williams son algunos de los grandes nombres de la literatura universal que se evocan en la selección.

"es comedia nuestra vida"

También acompañan a las pinturas dos textos manuscritos de Guillermo Stuyck que se han transcrito sobre las paredes de la sala para terminar de configurar el hilo conductor de la exposición, que se puede resumir en la cita de Quevedo que se reproduce en la invitación a la apertura de la muestra: "no olvides que es comedia nuestra vida/ y teatro de farsa el mundo todo/ que muda el aparato por instantes/ y que todos en él somos farsantes".

Parte de los fondos que ahora llegan a Diseño al Cubo se pudieron contemplar en la inauguración del centro cultural La Rambleta, aunque ahora la muestra se amplía y permite recorrer la capital del Turia, la ciudad condal y también la Gran Manzana, donde Lonjedo estuvo este año contratado por una multinacional para pintar en directo durante un evento.

Consulta aquí más noticias de Valencia.