El popular Gerardo Conde Roa ha ratificado este martes su renuncia como alcalde de Santiago de Compostela después de haber sido imputado formalmente por un supuesto delito de fraude fiscal, por el impago a Hacienda de 291.000 euros del IVA de la venta de 61 viviendas a través de su promotora inmobiliaria. En su despedida ha afirmado que se va "sin rencor absoluto" y ha pedido "perdón" si ha faltado "al respeto o dignidad" del Ayuntamiento.

"No tengo discurso preparado. Creo que éste debe ser un pleno breve. Gracias a toda la corporación, más allá de las diferencias que ha habido y las ha habido muy profundas", ha manifestado el ya exregidor compostelano en el pleno municipal que ha ratificado su renuncia. "Me he encontrado muy cómodo con todos los ediles", ha apostillado, para añadir que "ningún reproche a ninguno de ellos".

Tras agradecer "de forma especial" al grupo popular el apoyo que "en todo momento", según ha dicho, le "han prestado", Conde Roa ha agradecido la "fidelidad, trabajo y esfuerzo estos meses".

"Quiero hacerles una petición especial. Nos debemos políticos y funcionarios a los ciudadanos, capaces de seguir trabajando pensando que detrás de cada expediente hay un proyecto de vida, una ilusión y que piensen siempre eso", ha subrayado. "Les quiero pedir perdón si en algún momento he faltado al respeto o a la dignidad de esta casa. Creánme que lo hice sin la menor intención", ha aseverado. "Aquí empecé mi carrera política y aquí la acabo", ha sentenciado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.