El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha señalado que el "problema" de los transgénicos es que la Unión Europea va "muy retrasada" en su utilización en la alimentación de las ganaderías, donde los organismos genéticamente modificados (OGM) son "fundamentales" para aumentar la rentabilidad del sector con una alimentación con abastecimiento suficiente y a coste razonable.

A su juicio, se trata de un asunto "mucho más complicado" porque los países europeos todavía no han sido capaces de que la Comisión Europea "imponga una normativa para regular" estos cultivos. "Hay muchos que quieren evitar los cultivos transgénicos en su propio territorio. En España somos de los pocos países que desarrolla cultivos transgénicos, una variedad de maíz", ha apuntado el ministro en una entrevista concedida a ABC Punto Radio recogida por Europa Press.

Por otro lado, el ministro ha subrayado que a pesar de los importantes recortes presupuestarios en el conjunto del Ministerio, se han mantenido junto con las ayudas para seguros agrarios, las partidas destinadas a la lucha contra los incendios forestales y a paliar los efectos de la sequía.

Respecto a los fuegos, ha reconocido que "lamentablemente" España está padeciendo con "mucha" intensidad los incendios en invierno, algo que "no es normal", cuando lo habitual es que el verano sea el periodo álgido, pero ha reconocido que este año, por la sequía, ha sido "muy duro".

Sin embargo, considera que pese a que en el Código Penal se prevén penas para quienes incendian, las condenas "son pocas" debido a que cuando un sujeto prende fuego "no es fácil cogerle con las manos en la masa" o que el delincuente pueda ser detenido por las fuerzas del orden público "en acción, cometiendo un delito", sino por pruebas indiciarias.

Asimismo, ha manifestado que la segunda de las razones por las que se producen pocas condenas por este motivo es que en la legislación española a los "pirómanos" se les enjuicia a través del jurado que, en su opinión, tiene "más dificultades para condenar" a personas que a veces son del propio territorio y, encima por pruebas indiciarias".

Por ello, Arias Cañete ha advertido de que se tendrá que "modificar la legislación" para que "probablemente" sean los jueces ordinarios quienes enjuicien estos delitos y sean "más duros en la aplicación de las penas". "O los pirómanos son conscientes de que pueden tener una pena durísima si son capturados o seguirán los incendios forestales", ha apostillado.

Finalmente, ha indicado que en el tema de incendios no solo se habla de superficie calcinada, sino también de brigadas de trabajadores que se juegan la vida para apagar el fuego y de pilotos que hacen misiones aéreas arriesgadísimas tomando agua en sitios insólitos y soltando el agua muy cerca de las llamas. "Mucha gente se juega la vida. Un pirómano no es solo que calcine es que pone en juego muchas vidas de personas que tratan de luchar contra el fuego", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Murcia.