El presidente de Reposl YPF, Antonio Brufau, considera que la entrada ayer de funcionarios argentinos en la sede de YPF para expulsar a directivos españoles es "patética", "vergonzosa" e "impropia de un país moderno".

En una rueda de prensa para valorar la nacionalización del 51% de YPF por parte del Gobierno argentino, Brufau aseguró que a los directivos españoles "se les obligó a marcharse" cuando todavía no había concluido el discurso de la presidenta del país, Cristina Fernández de Kirchner.

Los juristas de Repsol consideran que el acto de toma de control de la sede de YPF supone de por sí una asunción del control de la empresa, lo que supone una vulneración jurídica adicional a la propia nacionalización.

El presidente de la petrolera aseguró que Repsol es "una familia" y que los altos directivos y técnicos afectados por el desalojo son más de cuarenta, entre los que figuran tres españoles.

Brufau mostró su confianza en que la decisión del Gobierno argentino "no sea irreversible", pero reconoció no ser "optimista" con la situación. La nacionalización "supone una gran decepción" para la compañía, que siente "tristeza" y que ha sufrido un "impacto emocional fuerte" al conocerla, afirmó.

Consulta aquí más noticias de Murcia.