El portavoz del BNG en el Ayuntamiento de Santiago, Rubén Cela, ha valorado este lunes el anuncio del regidor, Gerardo Conde Roa, de que renunciará al cargo, si bien ha juzgado que "socialmente, ya estaba inhabilitado desde una perspectiva moral" tanto para "representar a los vecinos" de la capital gallega como para "administrar los fondos públicos" de los que "sí cumplen sus obligaciones tributarias".

En una comparecencia posterior a la rueda de prensa del todavía primer edil de Compostela, el nacionalista ha deseado a Conde Roa "la mejor de las suertes posibles" en el plano personal, al tiempo que ha asegurado que sus declaraciones, en las que apuntaba que Santiago "no se merece" un alcalde en su situación, "dicen bastante a su favor".

Tras recordar que el BNG reclamó la dimisión del alcalde "desde el momento en el que se conoció la querella", Rubén Cela ha asegurado que no debía convertirse "un problema personal" en "un problema de Santiago", lo que conllevaría a "mermar la credibilidad de las instituciones". "Como cualquier otro ciudadano, tiene la posibilidad de defenderse, la necesidad de dar cuentas ante la justicia y Hacienda y que dictaminen su hay delito y que consecuencias tiene, pero independientemente de las consecuencias legales, las consecuencias políticas las tiene que asumir de inmediato", ha sentenciado.

Rubén Cela, que ha constatado que Conde Roa ha hecho "lo que tenía que hacer" en el ámbito "personal", le ha deseado "la mejor de las suertes posible", al tiempo que ha recordado que el BNG ha tratado el caso con "respeto" dentro de su labor de "fiscalización" por "transparencia". RESPONSABILIDADES

Al Partido Popular, Rubén Cela le ha reclamado que "asuma su corresponsabilidad" con la sociedad por "presentar como candidato" a Conde Roa y, al nuevo equipo de gobierno local, le ha pedido que "se centre en buscar soluciones" a los problemas de Santiago, como la reactivación de la economía o la lucha contra el paro.

"Santiago no se puede permitir una parálisis institucional", ha indicado Rubén Cela, que ha apostado por "recuperar la normalidad". Al nuevo alcalde, Ángel Currás, le ha recordado que "lo importante" no es "el cambio de caras", sino "el cambio de políticas", por lo que le ha pedido que "no sea continuista ni en las formas ni en las políticas aplicadas hasta ahora".

Consecuentemente, ha instado a Currás a que "aprenda de los errores cometidos en estos 290 días", que "trabaje en reactivar Santiago" y que "intente contar con la oposición".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.