CCOO ha asegurado que la empresa Prosintel Grupo Norte, concesionaria del servicio de Vigilancia del Hospital General Universitario de Ciudad Real, del Hospital de Alarcos y del Hospital General de Tomelloso, no ha abonado ni la nomina de marzo ni la paga extra de beneficios a sus empleados, "generando así una situación económica insostenible a los trabajadores, que ya se plantean iniciar movilizaciones".

Este sindicato, que asegura que la única explicación que la empresa ha facilitado es que "el SESCAM le adeuda facturas", rechaza comportamientos como éste, ya que "convierten a los trabajadores en 'financieras', olvidándose de que existe un pliego de condiciones que Prosintel Grupo Norte ha de cumplir obligatoriamente", según ha informado en nota de prensa.

Además, señala que no entiende por qué la empresa no facilita fecha de cobro de las nominas y han empezado a buscar una solución extrajudicial al conflicto en el Jurado Arbitral de Castilla-La Mancha, "sin que la empresa se haya presentado 'por problemas de agenda', anteponiéndolo a demandas en el juzgado y al inicio de movilizaciones".

Para CCOO, la "guinda del pastel" es que Prosintel Grupo Norte ha comunicado de manera verbal a los trabajadores que debido a que la empresa tiene que afrontar un supuesto recorte de su facturación por parte del SESCAM, "los trabajadores deberán hacer un esfuerzo extraordinario y deben pensar en reducir su jornada y salario, para evitar posibles despidos".

Por último, desde este sindicato han recordado que el complejo hospitalario del Ciudad Real es uno de los centros de trabajo de esta empresa donde más intervenciones realizan los vigilantes de seguridad, y que en el de Tomelloso se ha rebajado el numero de vigilantes al no haberse renovado los contratos eventuales, "por lo que el mismo trabajo se realiza ahora sin el apoyo de dichos eventuales".