Pippa Middleton
Pippa Middleton y un amigo, durante su escapada en París. GTres

Lo que parecía unos días perfectos en París se han convertido en una auténtica pesadilla para Pippa Middleton. La hermana de la princesa Catalina encontraba en la capital francesa para acudir a una fiesta junto a unos amigos, pero ha sido llamada a interrogatorio por las autoridades francesas porque uno de sus amigos poseía una pistola.  

La exhibición de una pistola en público puede acarrear en Francia años de carcel Pippa y sus amigos disfrutaron este fin de semana de la ciudad a bordo de un lujoso Audi descapotable, pero al pararse en un semáforo uno de los acompañantes quiso hacer una gracia y empuñó una pistola con tal mala suerte que un fotógrafo captó todos sus movimientos y lo denunció ante la policía de París.

Lo cierto es que Francia aún está afectada por los asesinatos de Tolousse y las autoridades francesas han tomado rápidamente cartas en el asunto. La policía ha afirmado que no tendrá "piedad" con Pippa Middleton y que "cualquier persona involucrada en el uso ilegal de un arma de fuego en público es susceptible de detención e interrogatorio", según indica El Mundo.

La exhibición de un arma de fuego en público está castigada por la justicia francesa con una pena de hasta siete años de carcel "para todas las partes involucradas" y, si el arma fuera falsa, el castigo puede ser de dos años.

Después de todo el revuelo que ha causado la presencia de Pippa Middleton en este suceso, ahora toda la responsabilidad recae en el fotógrafo que captó estas imágenes, quien sopesa sus opciones en la denuncia de este hecho.