El Parlament ha aprobado este martes la Ley de medidas tributarias urgentes para la que se han aceptado dos de las enmiendas presentadas por el PSM-IniciativaVerds- Entesa i Més per Menorca y que contempla una bonificación del 100% en el pago del Impuesto de Patrimonio, con lo que la comunidad renunciará a ingresar alrededor de 23 millones de euros.

Las enmiendas que han sido aprobadas hacen referencia a un error en el que se decía capitales de provincia, término que ha sido eliminado y otra que va en relación a que se presente un texto refundido de las diferentes normas tributarias para facilitar su conocimiento, así como que éstos aparezcan en la página web de la CC.AA.

A parte de las enmiendas aprobadas, el PSM-IV- ExM ha presentado un paquete de enmiendas —que no ha sido aprobado— en el que se incluyen un impuesto de patrimonio sobre rentas más altas, un impuesto de transmisiones patrimoniales sobre las compra-ventas más elevadas, la recuperación del impuesto de sucesiones y donaciones y un IRPF más alto en el tramo de rentas de 120.000 o 150.000 euros.

El diputado socialista Joan Boned ha señalado que en el Govern la "claridad y transparencia brillan por su ausencia" y por eso han hecho en falta dos decretos Ley sobre medidas tributarias debido "a la ausencia de la claridad en materia de ingresos y tributos".

Boned ha declarado que "según datos del Govern los dos Decretos Ley supondrán unos ingresos de 65 millones de euros pero no aporta ni un solo papel que avale estas cifras, no había memorias, ni informes". "Esto —ha continuado— no es casual, como tampoco lo es que se utilice la figura del Decreto Ley, porque así el Govern no está obligado a presentar informes económicos".

Por parte del PP, el diputado Toni Camps ha criticado que en los años en que gobernó el Pacte se cerraron más de 5.800 empresas y, sin embargo, en el primer trimestre de 2012, con el PP en el poder, el número de empresas ha aumentado a 716.

Camps ha reincidido en que en los últimos cuatro años el Pacte creó "60 parados nuevos cada día", como resultado de sus políticas. "Así —ha añadido— hay dos modelos diferenciados, el nuestro, que ajusta los gastos en los ingresos, organiza las cuentas públicas, y que está a favor de crear nuevas empresas y trabajo y el suyo, que hace todo lo contrario".