España espera que el Reino Unido llame "al orden" a las autoridades de Gibraltar por el conflicto que han generado con los pescadores andaluces, a quienes pone dificultades para que faenen dentro de las tres millas de aguas que el Peñón reclama como propias, ha informado el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo.

En el Foro ABC, el ministro ha revelado que esta mañana ha abordado este asunto con el embajador británico en España, Giles Paxman, y que ambos Gobiernos buscan una solución al conflicto, que también ocupa al ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, y al alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce.

"A ninguno nos conviene un conflicto por Gibraltar en estos momentos", ha aseverado García-Margallo, que se ha mostrado convencido de que al final "el buen sentido se impondrá".

El Gobierno gibraltareño presidido por Fabian Picardo ha cambiado recientemente su política hacia los 300 pescadores andaluces que faenan en las aguas que rodean al Peñón.

Desde 1999 los barcos venían faenando dentro de las tres millas que Gibraltar y Reino Unido reivindican como aguas territoriales, siempre que respetaran una distancia a las costas de la colonia británica de 225 metros.

Bajo el argumento de preservar los caladeros, el Gobierno de Picardo quiere hacer cumplir una ley gibraltareña del año 1991 sobre el tipo de redes que está permitido usar y las especies que se pueden capturar.

García-Margallo ha explicado que esta ley presenta un problema en cuanto a su "ámbito de actuación", pues incluye unas aguas que España no reconoce a Reino Unido, y ha recordado que esta norma quedó superada por un acuerdo posterior de 1999, después de que se produjera un incidente con nuestro país y de que los propios comerciantes de Gibraltar pidieran levantar las restricciones a la pesca.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.