La Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, dependiente del Ministerio de Sanidad, ha confirmado este martes que la muerte de una mujer de 65 años ocurrida el pasado 2 de marzo en el municipio de Vilardevós (Ourense) es un caso de violencia de género.

Según recuerda la Xunta en un comunicado de prensa, la víctima, Julia L.D., de 65 años, perdió la vida a manos de su marido, de 75 años, Ángel L.B., hallado muerto junto a su esposa, al suicidarse tras cometer el crimen.

Contra el agresor no constaba denuncia previa por malos tratos, según ha destacado la Xunta que, a través de la Secretaría Xeral da Igualdade, ha condenado "este asesinato", el primero que se produce este año en Galicia.

El Gobierno autonómico pide a la sociedad gallega "decisión y firmeza para rebelarse ante esta dramática lacra y una actitud activa para estar vigilante ante posibles episodios de violencia de género".

"En la cotidianiedad hay señales de alerta que pueden advertir de situaciones de riesgo. En ese caso es necesario que las familias y el entorno de amistades den el paso adelante que a veces las víctimas son incapaces de dar para presentar la correspondiente denuncia", subraya la Secretaría Xeral da Igualdade.

Así, considera que la interposición de denuncia resulta "imprescindible" para que se desencadene el protocolo de protección a la mujer víctima. El pasado año los juzgados de Galicia comunicaron 1.348 órdenes de protección y medidas cautelares. HECHOS

Este matrimonio de personas mayores fue hallado muerto el pasado 2 de marzo en su vivienda en el municipio de Vilardevós y ambos presentaban un impacto de bala.

Sobre las 9.30 horas de ese viernes se recibió en la Central Operativa de Servicios de la Comandancia de Ourense una llamada telefónica en la que informaban del hallazgo de dos cadáveres en una vivienda en A Veiga das Meas, en el término municipal de Vilardervós.

Trasladados hasta el lugar agentes de la Guardia Civil de Riós, confirmaron el hallazgo de los cadáveres de Ángel L.B., de 75 años de edad, y Julia L.D., de 65 años, un matrimonio y únicos moradores del inmueble. Los fallecidos se encontraban tendidos en una cama y presentaban ambos un impacto de bala. El arma fue localizada en las proximidades del varón.

La principal línea de investigación barajaba que el septuagenario hubiera disparado a su mujer y después se hubiera suicidado, ya que en la vivienda no había nada desordenado. Además, en la localidad fueron halladas en varias puertas unas notas manuscritas en las que se podía leer 'Ángel y Julia están muertos en la cama'.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.