Autobuses que se saltan paradas o que no abren a los viajeros cuando ya han salido y largas esperas por falta de oferta. Estos son los motivos mayoritarios por los que la Empresa Municipal de Transportes (EMT) recibió el año pasado 1.626 quejas de los usuarios (135 al mes), según el balance de la Oficina de Atención al Cliente, al que ha tenido acceso 20 minutos.

Esta cifra supone un ligero incremento de 24 reclamaciones con respecto a las que pusieron los viajeros en 2010. De ellas, 516 están relacionadas con el comportamiento de los conductores, y 268, con la falta de oferta, es decir, de buses en circulación y de frecuencia de paso. Además, la entidad recibió otras 56 por el trazado de sus líneas, otras 36 sobre sus vehículos y 750 por «otros asuntos».

Para el portavoz y concejal de Esquerra Unida, Amadeu Sanchis, estos datos evidencian que «el servicio es deficitario», y que lejos de volver a reducirlo, hay que «potenciarlo».

Líneas criticadas

En este sentido, el presidente del Comité de Empresa, Vicente Moreno, ha explicado que hay muchas más quejas de las que figuran por escrito: «A los conductores se nos quejan a diario, sobre todo a primera y última hora del día, por lo que tardan los autobuses en pasar, algo normal teniendo en cuenta que han quitado buses en las líneas 41, 64 o 60».

Además, otras como la «72, 73, 1, 2 u 89» empiezan a funcionar más tarde. Según Moreno, también hay muchas quejas por el servicio que se da a la nueva Fe, ya que las líneas que llegan dan «mucha vuelta».

A su juicio, la EMT debería dar el servicio que ahora da Metrorbital: «Podría dar un mejor servicio más rápido, barato y directo para el usuario con la actual línea 73, desde la antigua a la nueva Fe pasando por el bulevar sur».

Por otra parte, Moreno también destacó que las quejas por saltarse paradas o no abrir las puertas una vez sale el bus de la parada no son «culpa de los conductores», ya que en el primer caso, cuando pasan de largo es porque se lo dicen «desde el puesto de mando» y en el segundo, es el reglamento de la propia entidad el que les impide cargar viajeros «fuera de la parada».

Consulta aquí más noticias de Valencia.