Los ciudadanos están siendo los principales damnificados de la crisis. Además de tener que pagar más impuestos, tasas y precios públicos, en muchos casos los incrementos se acompañan de un empeoramiento del servicio que se presta.

En Valencia hay varios ejemplos. Quizás el más grave sea el del impuesto de bienes inmuebles (IBI), que incluye la recogida de residuos (antigua contribución territorial urbana). Un servicio cuyo presupuesto se ha reducido a niveles del año 2002, con 54 millones de euros, un 10% menos que el año pasado. Las quejas vecinales por contenedores a rebosar de basura son constantes, sobre todo en la zona norte de la ciudad y en el Marítimo.

Sin embargo, aunque el Ayuntamiento aprobó la congelación del IBI, un decreto del Gobierno para luchar contra el déficit público estableció un incremento de este tributo del 10%, al menos para este año (ya se está aplicando) y para el que viene. Además, el Consistorio ha anunciado que a partir de 2013 el descuento por tener los impuestos domiciliados en el banco pasará del 5 al 2%.

También ha sido sangrante el caso de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV). Tras subir todas sus tarifas una media del 5% y eliminar algunos bonos con descuento como el abono transporte mensual para jóvenes o el Gent Major anual, anunció un recorte del servicio del 5%. Así, desde el 1 de febrero circulan 52 trenes menos al día, lo que se traduce en más esperas.

Algo parecido ha hecho la EMT, que en los dos últimos años ha eliminado buses en la mayoría de sus líneas. Sin embargo, el billete sencillo ha subido este año un 15%, situándose en 1,50 a (5 céntimos más que el metro) y el bonobús ha aumentado un 8%, hasta los 7,50 a (65 céntimos más que el bonometro).

Por último, la grúa ha subido este año 5 a para los coches de más de 1.000 kilos (la mayoría) y acumula un incremento de 13,8 a en cuatro años. Sin embargo, solo hay dos bases de rotación en funcionamiento (Pintor Agrasot y Tomás de Montañana), según fuentes del sindicato UGT.

Consulta aquí más noticias de Valencia.