Edificio Repsol
Edificio de Repsol YPF en Madrid. EP

La agencia de evaluación de riesgos Moody's ha anunciado este martes que rebaja la calificación de la petrolera argentina YPF, tras el anuncio del Gobierno de Buenos Aires de la nacionalización parcial de esa firma en manos de la española Repsol.

Moody's, según un comunicado de prensa, bajó la calificación de YPF en escala global y moneda local desde "Ba3" a "B3", ambos en territorio de "bono basura"  y la calificación en escala nacional desde "Aa2" (sobresaliente) a "Baa3" (aprobado bajo).

La agencia de medición de riesgos Fitch ha situado por su parte la calificación crediticia de Repsol en revisión con "perspectiva negativa" por la incertidumbre financiera generada por la expropiación de YPF y las compensaciones que percibirá Repsol por su participación en la compañía argentina.

La revisión a la baja refleja la incertidumbre con respecto a la manera en que Argentina administre YPFEl servicio de inversores de esa agencia indicó que "las calificaciones continúan en revisión para una posible rebaja".

"La revisión a la baja refleja la incertidumbre con respecto a de qué manera el gobierno administrará YPF, incluyendo incertidumbre en torno al futuro perfil operativo y financiero de la compañía", subraya Moody's.

El servicio de inversores de Moody's alerta también de que tras la expropiación, ese cambio de control "podría ser considerado un evento técnico de incumplimiento bajo ciertos acuerdos de deuda de YPF, dando lugar a derechos de aceleración, salvo que ocurra una renuncia a los mismos por parte de los acreedores".

Moody's señala que la revisión de las calificaciones considerará "si los eventos técnicos de incumplimiento son declarados y cuán rápido pueda ser remediada la situación", además de subrayar que también "dependerá de cualquier clarificación de las intenciones del Gobierno (argentino) con respecto a la administración de YPF".

Fitch pone Repsol en perspectiva negativa

Fitch bajó recientemente la puntuación de Repsol YPF de "BBB+" a "BBB" Además, Fitch ha precisado que la decisión adoptada también tiene en cuenta las dudas sobre el reintegro de los préstamos garantizados por Repsol con el grupo Petersen cuando este adquirió algo más del 25% del capital de YPF, que ascendían a 1.500 millones de dólares a finales del año pasado.

La agencia ha comentado que la calificación de Repsol se podría mantener en "BBB" si el perfil financiero de la compañía después de la expropiación no difiere demasiado respecto a los modelos "conservadores" que maneja y ha añadido que también dependerá de las enmiendas que haga la petrolera a su plan estratégico, que previsiblemente presentará en mayo.

Fitch bajó recientemente la puntuación de Repsol YPF de "BBB+" a "BBB" después de que la compañía anunciara que podría capitalizar el dividendo correspondiente a los resultados de 2011.

Caída del 6,06% de Repsol

Las acciones de Repsol están condenadas a sufrir jornadas bursátiles de gran volatilidad hasta que el Gobierno argentino especifique a qué precio prevé llevar a cabo la expropiación de la mitad de su filial argentina YPF, según los analistas consultados.

Repsol figura entre los seis valores con mayor peso del Ibex Este martes, las acciones de Repsol caían un 6,06% en Bolsa. Los títulos de la petrolera iniciaron la sesión con una caída del 6,75%, que minutos más tarde se pronunció hasta el 8,70%, intercambiándose a un precio de 15,940 euros.

Por su parte, las acciones de YPF permanecían suspendidas en las Bolsas de Nueva York, después de desplomarse un 20%, hasta los 17,41 dólares. Los títulos de la filial argentina también están suspendidos en México y Buenos Aires.

Los analistas recomiendan el largo plazo

Para el analista de IG Markets Daniel Pingarrón es difícil aventurar la magnitud del castigo al que podría enfrentarse la petrolera en los mercados, aunque es previsible que los títulos sufran en Bolsa a corto plazo.

Repsol figura entre los seis valores con mayor peso del Ibex, por lo que en esta medida podrían tirar del selectivo hacia abajo, aunque lo más determinante para el índice sigue siendo el comportamiento de banca, eléctricas y constructoras.

A los inversores les costará volver a entrar en RepsolEl gestor de Inversis Julián Coca recalca que la volatilidad no dejará de acechar a Repsol hasta que se conozca el precio de la nacionalización, si bien destaca que "ahora Argentina tiene poco dinero", lo que apunta a que ofrecerá un precio más que ajustado.

Según Coca, a los inversores les costará volver a entrar en Repsol porque el mercado demanda seguridad jurídica. Como contrapunto, recalca la buena estrategia de diversificación implantada por Repsol en YPF y recomienda comprar a largo plazo, ya que sus títulos acumulan una importante corrección.