El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, iniciará este martes una visita oficial a México, a cuyo presidente, Felipe Calderón, pedirá ayuda para responder a la agresión que supone la decisión del Gobierno argentino de nacionalizar YPF, filial de Repsol.

De "impresentable" han calificado fuentes diplomáticas consultadas el anuncio de Kirchner

Aunque la visita a México estaba prevista antes de que el acoso a Argentina sobre Repsol se recrudeciese, Rajoy aprovechará su desplazamiento a México para recabar su apoyo frente al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, han confirmado fuentes gubernamentales.

México ocupa en la actualidad la presidencia del G-20, el principal foro de debate económico que agrupa a los países industrializados y las potencias emergentes, y del que forma parte Argentina. La nacionalización de YPF también afecta indirectamente a México, pues la empresa pública Petróleos Mexicanos posee en torno al 10% de Repsol.

El Gobierno español estudia emprender acciones políticas y comerciales frente a la nacionalización de YPF, cuyo anuncio le cogió este lunes por sorpresa después de que Argentina le hiciera creer que las cosas se estaban encauzando.  Algunas de esas medidas serán bilaterales, pero España aspira también a consensuar con sus socios otras acciones en el ámbito multilateral. De "impresentable" han calificado fuentes diplomáticas consultadas el anuncio de Kirchner, tanto por el fondo como por la forma.

Al margen de buscar apoyos frente a Argentina, Rajoy participará en el Foro Económico Mundial sobre América Latina en Puerto Vallarta (México), donde explicará las medidas que su Gobierno ha puesto en marcha para recuperar la economía y el empleo.

"Sin hostilidad" con España

El ministro de Trabajo argentino, Carlos Tomada, aseguró que el Gobierno de su país, que envío al Parlamento un proyecto para expropiar el 51% de las acciones de la petrolera YPF a la española Repsol, no tiene hostilidad alguna con España.

La empresa no invirtió como debía hacerlo "No tenemos hostilidad contra el Gobierno de España. La empresa no invirtió como debía hacerlo", dijo Tomada en la red social Twitter.

El ministro sostuvo que la decisión adoptada este lunes por la presidenta argentina, Cristina Fernández, es parte del "eje de la defensa de la soberanía" nacional.

El Senado argentino comenzará este martes a analizar en comisiones el proyecto enviado por la presidenta; "Nuestra voluntad, como bloque mayoritario, es avanzar en el tratamiento de este proyecto con suma rapidez y celeridad", dijo el jefe de la bancada oficialista en el Senado, Miguel Ángel Pichetto.

Reacciones internacionales

Por el contrario, buena parte de los líderes latinoamericanos han condenado la decisión Argentina. El presidente de México, Felipe Calderón, lamentó la decisión del Gobierno argentino e hizo "votos por que Argentina" rectifique una medida que calificó de "muy poco responsable y poco racional".

Creo que va a ser una decisión ampliamente discutida

La decisión, además de que es "claramente violatoria de acuerdos y tratados" sobre respeto recíproco de inversiones, "no lleva a nada", afirmó el mandatario.

Por su parte, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, apoya la decisión de Argentina y rechaza las "amenazas o intentos de intimidación" contra esa nación, según indicó el canciller venezolano, Nicolás Maduro.

Durante una entrevista en el canal de televisión estatal VTV, Maduro leyó un comunicado en el que expresó que Chávez "saluda y respalda la decisión anunciada por el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández de nacionalizar la principal empresa petrolera argentina".

El Gobierno de Chile también ha recibido con preocupación la expropiación, ya que considera "obvio" que también su industria nacional se verá afectada, en la medida en que Repsol tiene vínculos con la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) chilena.

Chávez saluda y respalda la decisión de ArgentinaPara el portavoz del Gobierno de Sebastián Piñera, Andrés Chadwick, la decisión de Argentina sobre YPF amenaza con perjudicar la industria nacional. "Repsol tiene una subsidiaria que está en sociedad con ENAP y, por lo tanto, obvio que nos afecta", ha denunciado Chadwick. Piñera, durante la última Cumbre de las Américas celebrada en Colombia, ya planteó la expropiación de YPF como "situación probable". "Señaló que teníamos velas en ese entierro", ha añadido el portavoz gubernamental, cuyas declaraciones recoge la prensa local.

Por su parte, EE UU se muestra más cauto, limitándose a afirmar que "sigue los acontecimientos" tras la decisión del Gobierno argentino. Un portavoz del Departamento de Estado indicó que "estamos al tanto de que la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner propuso un proyecto de ley para nacionalizar un interés de control en la empresa de petróleo y energía Repsol YPF".

La secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, dijo que la decisión del Gobierno argentino generará debate y agregó que el éxito de la apertura del mercado de materias primas está demostrado. "Creo que va a ser una decisión ampliamente discutida. No voy a ofrecer una opinión porque no conozco los detalles (de la expropiación)", dijo la jefa de la diplomacia estadounidense en una rueda de prensa junto a su homólogo brasileño, Antonio Patriota.

La Comisión Europea ha advertido a Argentina que la expropiación tendrá consecuencias y que se trata de una medida que "enviaría una señal muy negativa a inversores -nacionales e internacionales- y podría dañar seriamente el clima empresarial en Argentina". El Ejecutivo comunitario aboga en este sentido por encontrar una "solución de mutuo acuerdo que no dañe el clima empresarial y las relaciones entre la UE y Argentina".