La ONU, en Siria
Los observadores de Naciones Unidas para verificar el alto el fuego en Siria. EFE

El régimen sirio continuó este lunes sus acciones militares en varios bastiones opositores del país pese a la llegada el domingo de los primeros observadores de la ONU, lo que hace peligrar el ya frágil alto el fuego en vigor.

Los activistas denunciaron los bombardeos del Ejército sirio sobre la ciudad de Homs, en el centro del país, y los combates contra soldados desertores en la provincia septentrional de Idleb. Más de una docena de personas perdieron la vida.

Al menos cuatro civiles murieron por disparos de las fuerzas sirias que se enfrentaron a grupos de desertores en Idleb, según la red de activistas sobre el terreno Comités de Coordinación Local (CCL) y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Asimismo, las tropas bombardearon barrios de la parte antigua de la ya castigada ciudad de Homs (centro) y los francotiradores dispararon contra los habitantes de Hama, también en el centro del país.

En esta última provincia, en la localidad de Latmaneh, un activista identificado como Abu Hisham explicó por teléfono que se han desarrollado manifestaciones contra el régimen, pese a las campañas de detención llevadas a cabo por las fuerzas de seguridad sirias. Hisham aseguró que los tanques del Ejército sirio siguen en las calles, lo que contraviene el plan de paz propuesto por el mediador internacional Kofi Annan y aceptado por Damasco. Dicha iniciativa contempla el cese de las hostilidades, la retirada de las tropas de las ciudades, la liberación de los detenidos de forma arbitraria, el acceso a la ayuda humanitaria y el inicio de un diálogo político en Siria, entre otros puntos.

En la noche del domingo, seis observadores militares no armados de Naciones Unidas -dirigidos por el coronel marroquí Ahmed Himmiche- llegaron a Siria para supervisar el cumplimiento del plan de paz. Dicha delegación se encuentra en el terreno de acuerdo con lo establecido en la resolución previamente aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU, la primera sobre la cuestión siria que obtuvo el apoyo de todos sus miembros tras los dos vetos anteriores ejercidos por Rusia y China.