El Museo de Historia y Antropología de Tenerife, centro dependiente del Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo, continúa con la iniciativa denominada 'La pieza del mes', y en esta ocasión le toca el turno de la vara o el arco de la Danza de Las Vegas.

El objetivo de esta actividad es acercar a los visitantes —de una manera divulgativa y comprensible— a algunos objetos o especímenes singulares que se conservan en los almacenes de colecciones y que no están expuestos al público.

En horario de 09.00 a 19.00 horas, de martes a domingo, esta acción se desarrolla en el Museo de la Naturaleza y el Hombre y en el Museo de Historia y Antropología de Tenerife. La pieza seleccionada y expuesta en cada museo se exhibe, pasado el mes, en el otro, y viceversa.

La base de la vara o arco de la Danza de Las Vegas es de pírgano —raquis de la hoja de la palmera— de un metro y medio de largo aproximadamente, y está recubierto de haces de tiras plisadas de papel de seda multicolores, con la adición de dos lazos de cintas de raso cerca de las puntas. De su confección, a lo largo de un mes, se encargan las mujeres de los danzadores y los componentes de la comisión de la fiesta.

Las Vegas de Chimiche es un pequeño pago del municipio de Granadilla de Abona. En el mismo, cada 26 de julio se celebra la festividad de Santa Ana, que es sacada en procesión junto con Nuestra Señora de la Esperanza y San Juan. Presidiendo la comitiva procesional, frente a las imágenes va una formación de siete hombres —los danzadores— que bailan unidos por unas varas recubiertas de flecos de papel, y una pequeña agrupación musical con instrumentos de cuerdas —laúdes, bandurrias, guitarras, violín y timple—.

Así, la melodía de esta danza de carácter votivo, ambulante y extrovertido, es muy simple y pegadiza, repitiéndose durante todo el desarrollo de la procesión. Los danzadores van ataviados con gorro, camisa con bandas cruzadas al torso y cintura, calzones, medias y alpargatas, de varios colores.