El fiscal Delegado de Medio Ambiente y Urbanismo del Principado de Asturias, Joaquín de la Riva, solicita la condena por un delito contra la ordenación del territorio y otro de desobediencia de un vecino de Gijón acusado de construir una cabaña con destino a segunda vivienda en una parcela de Ribadesella ubicada en suelo calificado como no urbanizable de especial protección, y de desatender al Ayuntamiento riosellano, que le ordenó la suspensión de las obras. La vista oral está señalada este martes, día 17, en el Juzgado de lo Penal número uno de Oviedo, a las 10.30 horas.

El fiscal pide para el imputado un año y ocho meses de prisión, multa de 6.750 euros y un año y seis meses de inhabilitación especial para toda actividad relacionada con la construcción o promoción de construcciones. Reclama además la demolición de la edificación.

La Fiscalía sostiene que el acusado, P. J. C. P., sin antecedentes penales, en febrero de 2009, estaba construyendo en una parcela ubicada en el lugar conocido como El Jabar, en Ribadesella, una cabaña mediante la unión de dos casetas prefabricadas de madera con tabiques exteriores de fábrica de ladrillo. La edificación, con destino a segunda vivienda, con cubierta de madera y un anexo posterior para la ubicación de un baño y un pozo cubierto para saneamiento, ocupaba 40 metros cuadrados de superficie.

Carecía de licencia

La parcela está ubicada en suelo calificado como Suelo No Urbanizable de Especial Protección de la Vega del Río Sella y el acusado carecía de licencia para realizar la construcción, ya que el planeamiento de Ribadesella prohíbe en suelo no urbanizable cualquier actividad, edificación o cambio de uso que pueda implicar la transformación del destino o naturaleza de los terrenos, o lesione el valor específico que debe protegerse, natural, ecológico paisajístico, cultural o agrario.

El Ayuntamiento de Ribadesella ordenó a P. J. C. P., mediante resolución de 2 de marzo de 2009, la inmediata suspensión de la construcción, con la expresa indicación de que, en caso de no paralizar la actividad, se daría cuenta a la Administración de Justicia con vistas a la exigencia de responsabilidades por vía penal.

Pese a esta orden, el técnico del área de Urbanismo del Ayuntamiento de Ribadesella comprobó en una inspección llevada a cabo en octubre de 2009 que P. J. C. P. había hecho caso omiso al mandato de paralización, cerrando la edificación con una puerta de madera, colocando marcos de madera y cristal en los huecos restantes, rellenando el pozo que aloja la fosa séptica y llevando a cabo obras de consolidación de la cubierta y la colocación de faldones en los aleros del frente.

Consulta aquí más noticias de Asturias.