La delegación del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos) se encuentra "a la espera" de que se lleve a cabo una reunión para analizar la situación de la Torre Cajasol, impulsada por el arquitecto César Pelli, entre todas las partes "implicadas", apuntando al Ayuntamiento, impulsor de encuentro; la promotora de las obras; el Estado, "interlocutor" ante el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco; y la Junta de Andalucía, que "cuenta con las competencias de patrimonio y, por tanto, con responsabilidad en el asunto".

El secretario del comité español y profesor de Geografía Humana de la Universidad de Sevilla, Víctor Fernández Salinas, ha explicado a Europa Press que para que se lleve a cabo este encuentro se espera previsiblemente que esté ya conformado el nuevo gobierno de la Junta de Andalucía, quedando aún "cierto margen de maniobra para adoptar decisiones" hasta junio, cuando el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco previsiblemente aborde el impacto de la torre y la permanencia de la ciudad en la Lista de Patrimonio Mundial.

"La Junta de Andalucía no puede decir que no tiene responsabilidad en el asunto, ya que cuenta con iguales o mayores obligaciones en el tema al tener las competencias de patrimonio de cara a la Unesco", sentencia Fernández, que deja claro además que el Estado español es el "interlocutor" ante la Unesco.

De este modo, subraya las distintas responsabilidades de cada parte en el desarrollo de la torre y su posible impacto en el patrimonio sevillano, por lo que ve favorablemente este encuentro entre todas las áreas implicadas, que "debería ser el próximo paso".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.