El Parlamento francés ha reformado su ley de propiedad intelectual que, entre otras cosas, regulará las descargas de Internet.

El asunto ha levantado en Francia una polémica similar a la que ha levantado la recién aprobada LPI en España, donde, mediante firmas o utilizando métodos más agresivos se está tratando de luchar contra el canon impuesto sobre distintos soportes digitales.

Multas y penas de cárcel

La nueva ley francesa establece:

  • Multas de 38 euros por descargar ficheros para uso privado.
  • Multas de 150 euros para quienes pongan a disposición de otros esas obras mediante sistema de intercambio P2P (Peer to Peer)
  • Multas de hasta 750 euros a aquellos que tengan programas informáticos que permitan desactivar las protecciones de ficheros sometidos al pago de derechos de autor.
  • Multas de hasta 3.750 euros a los usuarios que rompan dichas protecciones.
  • Multas de hasta 30.000 euros a los internautas que comercien con programas capaces de destruir las protecciones anticopia.
  • Condenas de hasta tres años de cárcel y multas de 300.000 euros a los que comercien con programas P2P.

Interoperabilidad entre reproductores

El texto también obliga a la interoperabilidad entre reproductores, es decir, que las canciones deben funcionar en cualquier reproductor.

La industria estadounidense no ha tardado en criticar esta medida, que supone una amenaza para el matrimonio iTunes - i Pod.

Esta ley puede, por tanto, tener graves consecuencias para las tiendas de música online y los usuarios de redes P2P