La comunidad balear registró durante el pasado año un total de 15.044 accidentes laborales de los cuales tres fueron graves y seis mortales, si bien CCOO ha puntualizado posteriormente que en realidad hubo diez con consecuencias mortales al haberse producido cuatro accidentes 'in itinere'.

La directora general de Trabajo y Seguridad Laboral, Joana Maria Camps, ha considerado que los datos de siniestralidad sitúan a las islas en una "muy buena posición", aunque ha admitido que los accidentes leves -14.967- en 2011 se han "disparado".

Pese a que ha bajado la siniestralidad laboral en Baleares, ésta continúa siendo una "lacra" en la comunidad, lo que según el vicepresidente económico, Josep Ignasi Aguiló, tiene "un importante coste económico, personal y social".

Por este motivo, se ha presentado este lunes la campaña de prevención de riesgos laborales, que contempla como una de sus medidas la tutorización durante un año a las empresas que lo deseen. De esta forma, técnicos de la Dirección General les realizarán recomendaciones personalizadas para reducir la siniestralidad.