La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria discapacitante que afecta a más de 4.000 personas en Islas Baleares, una cifra que a nivel nacional se sitúa en 200.000 y de la que cada año se diagnostican 20.000 nuevos casos, según los datos aportados por la Sociedad Española de Reumatología con motivo de la celebración este miércoles, 18 de abril, del Día Europeo de los Derechos del Paciente.

Según indica esta entidad, la enfermedad puede presentarse a cualquier edad, el perfil de quienes más la padecen son mujeres en edad laboral, entre 30 y 50 años. De hecho, el 70% de los pacientes son mujeres, un porcentaje que en Europa asciende al 75%. Estas cifras son una muestra de los altos porcentajes de discapacidad laboral, moderada o grave, que la enfermedad genera entre los pacientes en edad activa, concretamente un 45%.

Además del ámbito laboral, que algunos pacientes se ven obligados a abandonar, la artritis reumatoide tiene también un alto impacto en actividades básicas de la vida diaria, en el plano social y en el familiar. Así, puede llegar a incapacitar para realizar actividades domésticas o cotidianas como vestirse, asearse, cocinar o incluso caminar debido a que produce inflamación o desgaste crónico de las articulaciones.

Por todo ello y para que el paciente pueda disfrutar de la mayor calidad de vida posible, es fundamental el diagnóstico precoz de la enfermedad. "En este sentido, lo más eficaz es la rápida derivación del médico de atención primaria al especialista en reumatología para implantar cuanto antes el tratamiento adecuado", ha señalado al respecto.

Además, según dicha entidad, es fundamental también la máxima colaboración médico-paciente para que éste último disponga de todas las herramientas para manejar la enfermedad.

Con motivo del Día Europeo de los Derechos del Paciente, los reumatólogos recuerdan también los avances terapéuticos en artritis reumatoide conseguidos en los últimos años y que, protagonizan, principalmente las terapias biológicas.