Dos personas han sido detenidas el pasado domingo en las localidades guipuzcoanas de Irún y Rentería por sendos delitos de atentado contra agentes de la autoridad al agredir a agentes de la Ertzaintza, según ha informado el departamento vasco de Interior.

El suceso de Irún se produjo hacia las siete y media de la mañana, cuando un particular alertó de un altercado en un portal de la calle Cipriano Larrañaga. Una vez en el lugar, los agentes oyeron gritos que procedían de dicho portal del que, a continuación, salió un joven muy alterado.

Los ertzainas trataron de tranquilizarlo y de que les aclarara qué había sucedido. Mientras tanto, otro policía habló en su domicilio con la mujer implicada en el incidente, quien le manifestó que tan sólo habían tenido una discusión y que el asunto no había llegado a más.

El varón seguía agitado y quiso regresar a la vivienda. Cuando los ertzainas se lo impidieron, comenzó a insultarles e intentó agredirlos, por lo que fue reducido y detenido. El arrestado, de 24 años, pasó el domingo a disposición judicial.

Por otro lado, hacia las diez y veinte de la noche del domingo, agentes de la Ertzaintza acudieron en apoyo de la Policía Local a un establecimiento hostelero de la Avenida de Navarra de Rentería. Allí encontraron a miembros de la Guardia Urbana con dos varones en estado ebrio, uno de los cuales tenía a una niña de corta edad en sus brazos.

Ante el temor por la integridad física del bebé, los agentes se lo arrebataron a su padre, de 40 años, que reaccionó de forma muy violenta agrediendo a los agentes, por lo que fue reducido y detenido.

Su amigo, de 43 años, también fue arrestado por un delito de desobediencia grave. Ambos detenidos, con antecedentes policiales, pasarán a disposición judicial en las próximas horas. La niña, de un año de edad aproximadamente, fue entregada a los servicios sociales de la Diputación de Gipuzkoa.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.