El presidente provincial del PSOE coruñés, Francisco Caamaño, ha recomendado al PP que "no proyecte" sobre los socialistas su "baremo de exigencia" en relación con cargos políticos imputados y ha recordado que una imputación "no obliga a dimitir". Además, ha vinculado la dimisión del alcalde de Santiago, Gerardo Conde Roa, a su "conducta" en relación a las deudas que le reclama Hacienda.

En rueda de prensa, tras participar en los Almorzos On/Off del Colexio Profesional de Xornalistas de Galicia (CPXG), Caamaño ha manifestado, preguntado por la dimisión de Conde Roa y las exigencias dentro del PP para que otros miembros del PSOE, también imputados, hagan lo mismo, que "las normas de autocontrol" dentro de cada partido "son normas de autocontrol propias", ha apostillado.

"Legalmente un imputado no está obligado a dimitir", ha recordado Caamaño, para quien, en el caso de Conde Roa, "la decisión no es tanto el que está imputado" si no "si esa conducta debe ser causa de abandono, ha añadido el presidente provincial del PSOE coruñés, quien ha subrayado el hecho de que el PP "así lo estima".

En este sentido, Caamaño ha incidido en que el alcalde de Santiago "ha reconocido que se quedó con casi 300.000 euros de otras personas", en relación a los impuestos que le reclama a Hacienda, "y eso tiene un cierto efecto", ha recalcado el dirigente socialista.

No obstante, ha desvinculado este caso de otros dirigentes socialistas pidiendo al PP que "no proyecte sobre nadie" su "baremo de exigencia", en relación con la situación de cargos políticos socialistas cono el caso del alcalde de Lugo, José López Orozco.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.