El hijo de la infanta Elena, Felipe Juan Froilán, ha recibido este lunes el alta médica al cumplirse los siete días que establece el protocolo de terapia de suministro de antibióticos por vía intravenosa. De esta forma, el pequeño ha podido abandonar el Hospital Universitario Quirón de Madrid donde ha sido tratado de la herida que se causó accidentalmente en un pie al disparársele una escopeta de pequeño calibrl parecer, la herida ha evolucionado satisfactoriamente y  en la zona afectada circula el torrente sanguíneo con normalidad.

La infanta Elena se ha despedido muy sonriente de los medios con un "muchas gracias" En una nota informativa con datos proporcionados por los médicos, la Casa del Rey ha explicado que el nieto mayor de los reyes "continuará los cuidados y la rehabilitación en su domicilio". En todo caso, Felipe Juan tendrá que desplazarse ocasionalmente desde su domicilio al hospital para las revisiones o curas que dispongan los médicos, han indicado fuentes de la Casa del Rey.

El nieto de los reyes ha abandonado el hospital en torno a las 16:15 horas de este lunes en un vehículo en el que su madre ocupaba el asiento del copiloto, y ambos, con las ventanillas bajadas, se han despedido sonrientes de los periodistas que aguardaban su salida, a quienes doña Elena ha dedicado un "muchas gracias".

Sometido a un autoinjerto

Felipe Juan Froilán fue sometido a una cura y un autoinjerto bajo anestesia general la víspera de abandonar el Hospital Quirón de Madrid, según precisa el informe de alta hospitalaria, que indica que el problema de riego sanguíneo del dedo afectado está "aparentemente resuelto".

El informe concluye con el diagnóstico del paciente: "Herida dorsoplantar en antepie derecho con fractura multifragmentada de la base de la falange proximal del segundo dedo, con componente vascular aparentemente resuelto". "Su evolución ha sido satisfactoria, con estudios analíticos y microbiológicos normales", explica asimismo el informe firmado por los doctores del Hospital Quirón.

El pequeño fue ingresado hace una semana, después de sufrir el accidente cuando realizaba prácticas de tiro en su finca familiar de Soria y cuando estaba con su padre, Jaime de Marichalar. Tras una primera cura en el hospital Santa Bárbara de Soria, fue trasladado a la clínica madrileña, donde se le extrajeron los perdigones.

En los días que ha estado ingresado Felipe Juan Froilán ha recibido la visita, entre otros, de la reina y de los príncipes de Asturias y sus hijas, las infantas Leonor y Sofía. El accidente del menor ha causado un gran revuelo, ya que el hijo de la infanta, de 13 años, estaba utilizando una escopa cuyo uso está prohibido para menores de 14 años.