'Untitled (Boy with Hat)'
Una de las fotos de Maier, reveladas recientemente, que se exponen en Nueva York Vivian Maier - Courtesy of Steven Kasher Gallery, New York

Oficialmente era sólo una niñera con una cámara Rolleiflex. Hasta el 2007 Vivian Maier fue el secreto mejor guardado de la fotografía de la segunda mitad del siglo XX. Pasó cuarenta años captando imágenes que no enseñaba a nadie y acumuló 120.000 negativos y 2.000 carretes que ni se molestó en revelar.

Nacida en Nueva York, de madre francesa y padre centroeuropeo, se sabe que Maier cuidó con amor a los hijos de familias de clase media de Chicago y Nueva York. En los días libres pateaba las calles capturando detalles, gestos y escenarios sin otra intención que la de encontrar el momento ideal para apretar el disparador.

Murió en 2009 a los 83 años, pobre y en el anonimato. Sus fotos permanecían almacenadas en los muebles de un trastero que dejó de pagar. En 2007 se subastó el contenido del guardamuebles abandonado y el tesoro salió a la luz.

La increíble historia de una vida normal

La exposición Vivian Maier: Unseen Images (Vivian Maier: Imágenes ocultas), en la galería Steven Kasher de Nueva York, continúa narrando la increíble historia de la niñera fotógrafa con 35 deliciosas instantáneas de medio formato, en blanco y negro, que Maier tomó entre los años sesenta y setenta.

Las fotos proceden de los 200 carretes que se pudieron revelar el año pasadoLa valiosa selección, que se puede ver hasta el 26 de mayo, procede de una tanda de 200 carretes revelados por fin el año pasado y que se exponen al público por primera vez.

Con protagonistas y objetos inmersos en la dinámica de un día corriente, las fotos descubren niños mirando de frente, la figura fugaz de un hombre a punto de meterse en un pasadizo, un guante perdido, un hombre en apuros intentando rescatar sus papeles del suelo mientras el viento se los lleva... Maier dedicó su vida a convertir la realidad cotidiana en un universo artístico que ahora se expone por capítulos.