Papelera solar
Una de las dos nuevas papeleras, instaladas en Barcelona, que compactan los residuos utilizando energía solar. AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

La plaza de Sants de Barcelona tiene desde hace unos días dos nuevas papeleras. Se instalaron el 3 de abril y no han pasado desapercibidas entre los ciudadanos. Por su tamaño, por su función y porque las demás papeleras han desaparecido. El Ayuntamiento de la ciudad quiere poner a prueba este modelo de papelera que se alimenta de energía solar para compactar los residuos depositados en ella. Por eso, solo se han dejado las dos unidades de la papelera Big Belly, con el objetivo de que los ciudadanos solo puedan tirar basura en ellas.

Permanecerán en ubicación durante un mes, hasta el 3 de mayo. Forman parte de las iniciativas municipales con las que Barcelona quiere mantenerse al día de lo que ofrece el mercado. Es una prueba "entre las muchas que se hacen", han informado desde el Consistorio.

La papelera tiene un dispositivo que avisa del nivel de llenado y está coronada por una placa solar que proporciona energía para el aplastado. Con una capacidad de 220 litros, el proceso de compactación alcanza hasta el 15-25% del volumen inicial, lo que supone un ahorro de energía en el tratamiento de residuos.

En la decisión sobre su ubicación de prueba se han tenido en cuenta criterios como la afluencia de peatones, la proximidad a zonas escolares o paradas de transporte público o la presencia de papeleras que fuesen muy utilizadas.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.