Manifestación en Siria
Imagen con fecha desconocida distribuida por el Comité de Coordinación Local en Siria que muestra a centenares de sirios durante una protesta en Daeel, cerca de Daraa (Siria). Comité de Coordinación Local en Siria / EFE

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó este sábado por unanimidad una resolución que autoriza el envío de 30 observadores internacionales a Siria con la misión de vigilar el cumplimiento del plan de paz por el Gobierno y la oposición de ese país árabe. Es el primer envío de observadores de la ONU a Siria ya que con anterioridad tan solo habían acudido miembros de la Liga Árabe.

La resolución adoptada por unanimidad este sábado entre los quince miembros del Consejo permite el envío "de 30 observadores militares desarmados", que estarán encargados de "entablar contacto con las partes e iniciar un informe sobre la plena implementación del cese de la violencia armada por todos".

"Damos la bienvenida a la aprobación de esta resolución, pero lamentamos que se haya producido después de un año de inimaginable sufrimiento del pueblo sirio", dijo el embajador del Reino Unido ante la ONU, Mark Lyall Grant, tras la votación del máximo órgano de seguridad internacional. El Consejo, además, subrayó la labor realizada por el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, en las seis semanas que lleva gestionando un conflicto político que ha causado miles de muertos. El embajador alemán ante la ONU, Peter Wittig destacó que la resolución "llega tarde, pero no demasiado".

Tras intensas negociaciones, Moscú y Pekín dieron luz verde a esta resolución sobre Siria, que es la primera que el Consejo de Seguridad —que en abril presidirá Estados Unidos— ha conseguido consensuar en los trece meses que dura el conflicto en el país árabe y que es también su primer documento de mayor rango en relación a esa crisis. Desde que empezaron las revueltas en Siria, han muerto 9.000 personas.

Rusia y China han ejercido ya su derecho de veto en dos ocasiones para evitar una resolución de condena contundente a Damasco. En lo referente al despliegue de la misión completa, uno de los puntos que no contentaba a Rusia, el texto aprobado indica únicamente que "se le pide al Gobierno sirio y a las partes que aseguren que esta misión avanzada puede realizar sus funciones".

Wittig insistió en que ahora las miradas están puestas en el régimen sirio y apeló a que el Gobierno de ese país tiene un historial "de muchos compromisos no cumplidos. El Gobierno sirio tiene que cumplir plenamente con todos los puntos del plan de paz de Annan". Siria "está en una situación extremadamente crítica" y por eso "se necesita que todas las partes, incluida la oposición, cumplan los seis puntos del plan de paz de Annan", afirmó el embajador de Rusia, Vitali Churkin.

El plan de paz exige a todas las partes el inmediato fin de la violencia y de las violaciones de los derechos humanos, así como asegurar el acceso de personal humanitario al país, facilitar la transición política siria hacia la democracia, el inicio del diálogo político y permitir el acceso de la prensa, entre otros.

Intensificación de los bombardeos

El ejército sirio intensificó esta madrugada sus bombardeos contra la ciudad de Homs, en el centro de Siria, en una nueva violación del alto el fuego acordado con el mediador internacional Kofi Annan, según denunciaron varios grupos de activistas.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos y los Comités de Coordinación Local (CCL) informaron en sendos comunicados que barrios de la ciudad como Al Jalidiya, Bustan al Diwan, Qarabis o Yuret al Shayah fueron blanco de bombardeos, al igual que la cercana localidad de Qusair.

La caída de algunos proyectiles sobre Homs y sus alrededores ya fue reportada la víspera por estos grupos que, sin embargo, incidieron este sábado en que los bombardeos han sido más fuertes y frecuentes, en la tercera jornada desde el inicio del precario cese de las hostilidades en el que ambas partes se han cruzado acusaciones de agresiones.

El presidente del Observatorio, Rami Abdul Rahman, explicó por teléfono que los bombardeos contra Qarabis y Yuret al Shayah duraron una hora y que se registró la caída de una decena de proyectiles. Abdul Rahman precisó que la información de sus activistas sobre el terreno indica que a estas horas los ataques han cesado y la situación es de relativa calma en la mayoría de la ciudad.

Más muertos este sábado

Como consecuencia de estos ataques, al menos 16 personas han muerto. Los fallecidos han recibido disparos durante un funeral en la ciudad siria de Alepo (norte) y han sido víctimas de los bombardeos esporádicos contra Homs (centro), según varios grupos de la oposición. El régimen del presidente sirio, Bachar Al Asad, acusó a "grupos terroristas" de estos incidentes.

El alto el fuego entró en vigor el pasado jueves y se enmarca en el plan de paz de Annan, que también estipula la liberación de los detenidos arbitrariamente y garantizar el suministro de ayuda humanitaria, entre otros puntos. La portavoz del opositor Consejo Nacional Sirio, Basma Qadmani, dijo por teléfono que las autoridades sirias solo han cumplido "parcialmente" con la citada iniciativa.