La Bolsa
Varios operadores trabajan en una Bolsa internacional, en una imagen de archivo. Leo La Valle / EFE

La deuda de la banca española con el Banco Central Europeo (BCE), que ha alcanzado la cifra récord de 227.600 millones de euros en marzo, ha sido el origen de las "sacudidas" que han protagonizado las bolsas  de EE UU y de Europa, según los análisis que realizan el diario norteamericano The Wall Street Journal y la cadena de televisión británica BBC.

Mientras el Ibex 35 cerraba el viernes con una caída del 3,6%, acercándose a mínimos de marzo de 2009, los 100 principales valores de la Bolsa de Londres que componen el FTSE 100 se dejaban un 1%, así como el Dow Jones de Nueva York, según recoge la BBC. La "desconfianza" de los inversores hacia España se ha visto agravada por la indecisión del BCE para reactivar la compra de deuda pública española en los mercados secundarios y así rebajar la rentabilidad del bono español a 10 años a cerca del 6%.

The Wall Street Journal recoge incluso una contundente declaración de Kathleen Brooks, analista de Forex.com en Londres: ""Sin la ayuda del BCE, la banca española debería ser nacionalizada para prevenir su colapso y probablemente generaría la necesidad de un rescate". El rotativo norteamericano alude al "susto" que han recibido los inversores internacionales por las cifras de la deuda de las entidades españolas con el BCE.

Los 227.600 millones de euros suponen un 49,3% más respecto a los 152.432 millones contabilizados en febrero, un nuevo récord histórico, según datos del Banco de España. A lo que suma la preocupación por las "enfermas" cuentas públicas de España.

Andalucía, riesgo para la zona euro

El diario británico The Guardian ha apuntado hacia Andalucía a la hora de señalar los problemas de las regiones españolas y su incidencia en la economía de Europa. Mientras la zona es percibida por los turistas como destino de sol, playas doradas, flamenco y vacaciones, los inspectores de Bruselas han pedido al Gobierno español que explique cómo piensa controlar las cuentas de los gobiernos regionales.

El objetivo sería evitar que la deuda sea mucho mayor a lo declarado, como ha ocurrido en Andalucía, según cita el diario británico. Como argumento, citan al secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, quien declaró que la región "no había sido transparente" y había manipulado sus cuentas, ocultando facturas impagadas. "Esto ha supuesto un problema de credibilidad", añadió Beteta.

Esto genera desconfianza en los mercados de bonos internacionales que ven a las comunidades autonómicas como un riesgo para la zona euro. El problema no es España, cuenta The Guardian, sino los 17 gobiernos regionales a los que el Ejecutivo de Mariano Rajoy debería aplicar mano dura contra el despilfarro de dinero. Citan el ejemplo de los aeropuertos sin utilizar de Ciudad Real o de Castellón. Según el medio, las Comunidades Autónomas gastan en conjunto más que Grecia y Portugal juntas: cuatro de cada diez euros del dinero público de España.