Accidente doméstico
En noviembre de 2011 el rey apareció con un ojo morado y varios rasguños, en un acto en el Palacio Real. La explicación de la Casa Real fue que el rey había sufrido un pequeño accidente doméstico que, no le impidió proseguir con su agenda. Ballesteros / EFE

El rey Don Juan Carlos, que fue operado por última vez en marzo de este año, ha mostrado en sus últimas apariciones públicas un empeoramiento en su recuperación, así como problemas importantes de movilidad. Ahora, la Casa Real anuncia que el monarca habrá de ser operado de nuevo de su problema de cadera.

De esta forma, la operación de cadera que sufrió el rey tras su viaje a Botsuana fue uno de los más sonados, pero no el último de los sucesos que han rodeado al monarca en cuanto a su salud. Cuatro operaciones —dos de cadera, y una de rodilla y pie— y un ojo morado como consecuencia de un accidente doméstico sólo en 2012.

Desde los años 80, el rey se ha sometido en total a diez operaciones En Zarzuela confirmaban entonces que el monarca tenía que someterse a una "pequeña intervención" para corregirle la luxación en la cadera que sufrió en su viaje a Botsuana. Fue dos semanas antes cuando don Juan Carlos, de 74 años, tuvo que ser intervenido quirúrgicamente de una fractura de la cadera derecha que se produjo en una caída accidental durante un viaje privado. Ahora, la Casa del Rey ha anunciado una nueva operación, esta vez para corregir una hernia discal.

Desde los años 80, el rey se ha sometido en total a diez operaciones. En concreto, tres de ellas se produjeron por accidentes que Don Juan Carlos sufrió mientras practicaba deporte y el resto por motivos de salud. 

Antes de las últimas intervenciones quirúrgicas de cadera, el rey fue operado para eliminarle unas varices en 2001 y un nódulo pulmonar benigno en 2010. En junio de 2011, a su majestad se le realizó una artoplastia en su rodilla derecha y en septiembre de ese mismo año fue intervenido quirúrgicamente del tendón de Aquiles.

En la década de los 80 y 90

En 1981, el jefe del Estado chocó con una puerta de cristal que da al jardín del Palacio de la Zarzuela después de jugar un partido de squash, lo que le provocó heridas en varias partes del cuerpo (tórax, muslo, antebrazo izquierdo, manos y nariz). Tuvo un mes el brazo izquierdo escayolado porque un cristal le había cortado el nervio radial.

Dos años después, en 1983, sufrió una caída en la estación suiza de esquí de Gstaad que le provocó una fisura de pelvis. Tuvo que guardar cama un mes y llevó muletas durante semanas. Además, como consecuencia del percance, se le detectó una fibrosis que le extirparon en la clínica San Josep de Barcelona en 1985.

Un segundo accidente practicando esquí le llevó al quirófano el 30 de diciembre de 1991 Otros percances sin gravedad que ha tenido el monarca ocurrieron también en esta década. En 1980 se cayó al bajar de un tanque tras unas maniobras militares en Zaragoza. Más tarde, en 1988 se golpeó con una rama en un ojo durante una cacería en Suecia, lo que le obligó a usar un colirio y a ponerse gafas oscuras. Por ello, don Juan Carlos asistió en noviembre de 1988 a la entrega del Premio Carlomagno con el ojo amoratado.

Un segundo accidente practicando esquí le llevó al quirófano el 30 de diciembre de 1991. Un esquiador le había derribado involuntariamente mientras esquiaba en Baqueira Beret y don Juan Carlos fue operado en el hospital madrileño Puerta de Hierro de una lesión en la rodilla derecha que le había afectado al platillo tibial externo. Tuvo que usar muletas hasta abril de 1992.

Al margen de estas operaciones, en 1995 se hizo una fisura en la zona próxima a la muñeca derecha tras resbalar en una placa de hielo en la estación de esquí de Candanchú (Huesca). Durante algunos días estuvo escayolado, sustituyéndola luego por una venda, y se vio obligado a acudir con el brazo vendado a la boda de su hija Elena, que tuvo lugar el 18 de marzo de 1995 en Sevilla.

Desde el año 2000

El 1 de marzo de 2001, el rey se sometió a una cirugía para eliminar unas varices en la pierna derecha, practicada en la clínica Sant Josep de Barcelona, donde permaneció un día.

El 8 de mayo de 2010 se le extirpó en el Hospital Clínico de Barcelona un tumor benigno en el pulmón derecho. Esta intervención duró dos horas y media.  El monarca abandonó el hospital el 11 de mayo y continuó su recuperación en la Clínica Planas, donde permaneció hasta el 21 de ese mes. El 30 de septiembre de 2010 la Casa del Rey anunció que don Juan Carlos se encontraba totalmente recuperado y no requeriría posteriores revisiones.

Uno de los percances que más dieron de hablar en su día fue cuando el rey apareció en público con un ojo morado El Palacio de la Zarzuela informó sobre la operación del rey al poco de que esta comenzara, a pesar de que llevaba varios días programada, y los miembros de la Familia Real mantuvieron sin cambios su agenda de actos institucionales, con el objetivo de enviar un mensaje de tranquilidad y confianza a la sociedad. La operación de rodilla a la que se sometió el rey en junio de 2011 fue realizada por el doctor Ángel Villamor y se prolongó durante tres horas.

En septiembre de ese mismo año, don Juan Carlos fue intervenido quirúrgicamente de una rotura del tendón de Aquiles izquierdo, mediante una cirugía abierta de reconstrucción y refuerzo con auto-injerto y plasma rico en factores de crecimiento.  La operación no requirió hospitalización, por lo que abandonó la clínica al día siguiente y continuó la recuperación en el palacio de la Zarzuela.

Uno de los percances que más ha dado que hablar ha sido un accidente doméstico que le llevó a aparecer con un ojo morado en público, una herida que luego cubriría con gafas de sol hasta su recuperación.

También sufrió magulladuras en la cara tras una caída en agosto de 2012 al tropezar en unos escalones cuando visitaba la sede del Estado Mayor de la Defensa.

En noviembre 2012 el rey fue intervenido de nuevo, esta vez en la cadera izquierda. Dijo entonces que volvería a "pasar por el taller" para operarse la cadera izquierda, apenas siete meses después de que le reconstruyeran con una prótesis la misma articulación pero del lado derecho, tras el accidente en Botsuana. El rey Juan Carlos se sometió a una nueva operación el 3 de marzo. Meses después de esa intervención, el monarca tuvo que volver a quirófano debido a un "foco infeccioso" en la prótesis de la cadera izquierda, según anunció la Casa Real.

El rey fue operado con éxito el 24 de septiembre en la clínica privada Quirón de Madrid para retirarle la prótesis infecciosa y colocarle una provisional. Dos meses después, cumpliendo el plazo previsto por el cirujano que le operó, volverá a ser intervenido para implantarle una prótesis definitiva.