Dolor
Dolor y cansancio, síntomas de la astenia primaveral. sixninepixels

La astenia primaveral es un pequeño trastorno adaptativo motivado por el cambio de estación y de hora, y el aumento de la luminosidad. Muchas personas creen que es una enfermedad y que necesitan fármacos para hacerle frente. Pero no; los expertos no ven necesarios los fármacos para afrontarla.

Se resuelve en pocos días y sin ninguna complicaciónY es que de hecho no es una enfermedad en sí, tan solo un trastorno pasajero. La astenia primaveral, tal y como explica el secretario de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), el doctor Salvador Tranche, se resuelve en pocos días y sin ninguna complicación.

En cuanto a las alteraciones que se producen con las astenia primaveral, son físicas (cansancio y dificultad para dormir) y psicológicas (cambio de temperatura y luminosidad). "La luz es un estimulante pero a algunas personas les puede producir irritabilidad y falta de iniciativa", subraya Tranche.

Lo cierto es que la astenia de primavera afecta a muy poca gente y mayoritariamente a las mujeres. Ocurre incluso, los pacientes acuden más a la consulta "para descartar afecciones como la anemia o un cuadro depresivo".

A algunas personas la luz les produce irritabilidad y falta de iniciativaEn cuanto a esta última, Tranche advierte de que, en su nivel leve, coinciden los síntomas de "alteración del sueño, falta de ilusión e iniciativa, tristeza y cansancio". Sin embargo, considera que la depresión aguda es inconfundible porque los síntomas "son más severos y graves".

La astenia primaveral no impide llevar una vida normal. Para combatirla, se debe mantener una higiene del sueño descansando 7 u 8 horas durante la noche, tener un horario regular de comidas y hacer ejercicio. En suma, practicar un estilo de vida saludable.

El doctor Tranche no consigue encontrar una explicación concreta al hecho de que este trastorno se produzca en esta época del año. A su juicio, "lo lógico sería que se produjera cuando se reduce la luz, pero aquí ocurre al revés". Por ello, considera que es como si el organismo fuera "desacompasado".