Ibarra dice que Arias Cañete debería abstenerse de intervenir en el proceso de la Refinería porque es "juez y parte"

El ex presidente señala que "Zapatero no cumplía sus promesas", ya que en Extremadura "decía que sí y cuando llegaba a Madrid se le olvidaba"
Juan Carlos Rodríguez Ibarra
Juan Carlos Rodríguez Ibarra
EUROPA PRESS

El ex presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ha considerado que el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, debería abstenerse de intervenir en el proceso de la Declaración de Impacto Ambiental de la Refinería Balboa, ya que es "juez y parte".

Y es que, según asegura Rodríguez Ibarra, Arias Cañete "ha sido hasta el 2 de febrero presidente de dos compañías petroleras colaboradoras de Cepsa, incluso incumpliendo la Ley de Incompatibilidades", por lo que ha insistido en que el ministro "es juez y parte en este proceso".

"Si yo fuera la Junta de Extremadura pediría que el ministro se abstuviera de intervenir en este asunto", ha asegurado Rodríguez Ibarra en una entrevista concedida a 'Informe Semanal de Extremadura' y recogida por Europa Press.

De hecho, añade Ibarra que él "intentaría poner una querella criminal por prevaricación, porque aquí se ha tomado una decisión injusta a sabiendas de que lo es", ha señalado en alusión a la propuesta del ministerio que dirige Arias Cañete de emitir una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) desfavorable al proyecto de Refinería Balboa.

Una decisión del ministerio que el ex presidente extremeño ha tachado de "absolutamente arbitraria", ya que simultáneamente al proceso de la Refinería Balboa, "se han iniciado dos proyectos de ampliación en La Rábida (Huelva) y en Cartagena, y no se les ha pedido ni la mitad de los informes" que a la planta que impulsa el Grupo Gallardo en Extremadura.

Así, añade que el proyecto extremeño "se impide" porque el oleoducto afectaría al Parque Nacional de Doñana, cuando "pasaría a 20 kilómetros de este espacio", sin embargo, "ahora mismo ya pasan dos oleoductos de Cepsa por medio del Parque Nacional".

Se trata por tanto de un hecho "puramente arbitrario, contra el que la Junta debería pelear", ha considerado Rodríguez Ibarra, quien ha considerado esta decisión del ministerio una "tomadura de pelo al pueblo extremeño", ya que se ha decidido que la región no tiene "derecho a un proceso de industrialización".

En ese sentido, el ex presidente extremeño ha recordado que en la boda del Príncipe de Asturias, en 2002, el presidente ejecutivo de Cepsa, Carlos Pérez del Bricio, le dijo que "no participase en ese proyecto porque no íbamos a conseguirlo, y llevaba razón, no lo hemos conseguido".

Dos opciones

Una vez realizada la propuesta de DIA desfavorable por parte del Ministerio de Agricultura, Rodríguez Ibarra considera que "pueden pasar dos cosas", una, "que hayan pedido que esto sea negativo por exigencia de IU, y son capaces de sacrificar el desarrollo a cambio de que alguien se mantenga en el sillón".

La segunda opción es que "se haya negociado que se niegue en primera instancia" para que ahora el presidente del Gobierno extremeño, José Antonio Monago, "acuda al ministerio con una propuesta alternativa, se la acepten y sirva para presentarse como el que ha traído la refinería".

En este punto, Rodríguez Ibarra ha recordado que Monago "dijo en Madrid que iba a romper cristales", pero ha advertido de que "cuando se hace esto puede ser que te cortes", ya que "uno se corta cuando pone el futuro político personal por encima del futuro de la región", ha dicho. "Romper cristales significa renunciar a Madrid".

"zapatero no cumplía sus promesas"

Rodríguez Ibarra asegura desconocer las razones por las que los gobiernos socialistas anteriores no se pronunciaron sobre la Declaración de Impacto Ambiental de la Refinería Balboa. "Solo puedo imaginarme algo", asevera.

Así, ha considerado que con Cristina Narbona "no iba a conseguir nada" ya que Ibarra firmó el anexo del Plan Hidrológico Nacional del PP y "ella había batallado contra eso a muerte", y además, su ministerio "estaba dirigido por los grupos ecologistas, no por ella, y ellos siempre se han negado a la refinería en Extremadura mientras estaban sospechosamente a favor de los proyectos de Cartagena y Huelva", ha apostillado.

Respecto a Elena Espinosa, ha asegurado que "se dejó llevar por los ecologistas al encontrarse el proyecto en el ministerio", mientras que Rosa Aguilar venía de la Junta de Andalucía, donde "siempre se ha tenido una posición entrecortada, dando vaivenes dependiendo de lo que les interesaba en cada momento".

Ante esta situación, Rodríguez Ibarra ha considerado que "Zapatero no cumplía sus promesas", ya que en Extremadura "decía que sí y cuando llegaba a Madrid se le olvidaba dar órdenes en esa línea, por lo que ha tenido un claro incumplimiento en todo esto", algo que también ha sido posible, ha añadido, por la "indolencia" del pueblo extremeño.

"Pero insisto, yo sé por qué Cañete ha resuelto, no sé por qué no lo hicieron las ministras socialistas, pero creo que la actuación ha sido igual de arbitraria desde todas las posiciones porque no se ha tratado al resto de proyecto igual que al del extremeño Gallardo", ha considerado el ex presidente.

Posición de vara

Por otra parte, Ibarra ha asegurado que puede "entender" la posición del anterior presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, "mientras se le hayan estado prometiendo cosas que luego no se han cumplido", pero ha añadido que no puede entender "eso de que se apoya un proyecto si cumple los requisitos legales", en alusión a la posición de Vara sobre este proyecto.

Se trata de una posición que "no tiene cabida en el razonamiento político", ya que "lo contrario es una burrada". Para Ibarra, decir que se apoya un proyecto si cumple los requisitos legales "es una estupidez, pero también se podía haber sacado el proyecto de la política para meterlo en el ámbito sindical y no lo han hecho, no han pasado de las declaraciones", ha dicho.

"Aquí todos han estado viéndolas venir sin pronunciarse contundentemente a favor de algo", ha lamentado Rodríguez Ibarra, quien ha insistido en que no ve "razones para que se pueda producir refino en el centro de Tenerife y no aquí. Para que se pueda producir refino en Tarragona, al lado de una zona vinícola como el Priorat, y no aquí. O en medio de Bilbao, o en La Coruña, o en Puertollano".

Amnistía fiscal

Por otra parte, el ex presidente extremeño ha tachado de "rechazable" la amnistía fiscal propuesta por el Gobierno central, y propone como alternativa la creación de "un banco público con el dinero ilegalmente oculto", en el que los fondos se utilizarían para financiar a empresas.

Ibarra ha censurado que no se conozcan los nombres de quienes defraudan, y ha considerado que esta medida "desincentivará al buen contribuyente".

"Cuando se amnistía a un preso de ETA, todos sabemos su nombre; con un defraudador, y con esta medida de Rajoy, debería pasar exactamente igual", ha concluido Juan Carlos Rodríguez Ibarra.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento