Evol
Uno de los bloques de viviendas del artista Evol

Las construcciones en miniatura lo han convertido en uno de los artistas urbanos más populares de su país. Evol (Heilbronn-Alemania, 1972), afincado en Berlín, crea sólo con plantillas, en un estilo realista, bloques de viviendas sucios y sombríos.

Sus intervenciones se mezclan con el ambiente de la calle. Adornando la superficie gris de un registro eléctrico con monótonas líneas de ventanas,
balcones, cables y antenas parabólicas, crea la ilusión de que incluso el elemento menos agraciado del paisaje de una ciudad puede dar que pensar, por ejemplo convirtiéndose en un edificio en el que parecen vivir decenas de familias diminutas.

La Jonathan Levine Gallery de Nueva York inaugura Repeat Offender (Delincuente reincidente), una colección del trabajo del artista, que expone por primera vez en los Estados Unidos.

La muestra exhibe trabajos de estudio, plantillas en cartón y metal. Evol selecciona la materia prima cuidadosamente, usa como lienzos chapas usadas y cajas de mudanzas para que sus bloques de viviendas en miniautura representen con más fuerza la calidad de las casas baratas berlinesas.

"Las superficies limpias no me dicen nada"

Con las ilusiones arquitectónicas de las obras refleja la decadencia urbana y recrea el aspecto original de las viviendas de la parte este de Berlín, el lado excomunista de la capital alemana, que se ha aburguesado y ha visto incrementados los precios de los pisos tras la caída del muro. "Las superficies limpias no me dicen nada, así que documentar estas marcas es un proceso de memoria visual para recordar el encanto de un lugar que pronto será pintado de nuevo", dice el artista con cierto resquemor por la renovación de los escenarios de aspecto soviético.

Los edificios dibujan un escenario de terror sobre el suelo sucio del mataderoEn el exterior Evol convierte en superficie de trabajo las columnas de cemento, los registros y otros elementos callejeros. La muestra incluye fotografías de uno de estos grupos de construcciones que recrean en silencio la superficie de una ciudad.

Caspar David Friedrich Stadt (La ciudad de Caspar David Friedrich) es un proyecto que el artista realizó en un matadero abandonado de Dresden y bautizó en honor al pintor alemán romántico, famoso por sus hermosos paisajes naturales. La pequeña urbe está compuesta por bloques de cemento. El suelo sucio y el abandono convierten a los edificios en el escenario vacío de una película de terror.